Aniversario del RIC-50...Historia.

Francmi08

Toda celebración importante, hay que marcarla en el calendario y en esta ocasión, tenemos una fecha para añadir, esa fecha es el 27 de abril del 2012, día en que se conmemora en el Regimiento de Infantería Canarias 50 el aniversario de su creación. Aunque en esto de las fechas y en este caso en concreto, habría que comentar que la fecha real de la creación fue el día 28 de Abril de 1573, según consta en la información de los archivos, y otra más es la del día 24 de Diciembre de 1934, ( D.O. nº 1 de 1944 ) que es cuando realmente toma el nombre de REGIMIENTO DE INFANTERÍA CANARIAS Nº 50.
La historia narra que este Regimiento nace de Los Tercios de Milicias de Canarias, cuya creación viene promovida por el Rey Felipe II mediante Real Cédula de 28 de Abril de 1573. Con esta disposición se crean tres Tercios : el de Las Palmas, el de Telde y el de Guía.
Así pues, estos Tercios se originan en base a las milicias creadas 20 años antes como embrión permanente de un Ejército local y toman el relevo de lo que organizara Pedro Cerón con una gran visión de futuro. No se cabe pensar otra cosa, pues la isla, en 1554, estaba dividida en tres “Coronelías” y los Tercios recién creados coincidían con las citadas “Coronelías”. 
El Gran Capitán
Para una mayor comprensión de este término, diremos que la coronelía es una formación militar ideada por Gonzalo Fernández de Córdoba, el "Gran Capitán", y utilizada con gran efectividad durante las Guerras italianas (1494-1559).
Representaba la evolución natural de las viejas compañías de milicia, efectivas en escaramuzas y combates en frentes reducidos, pero poco apropiadas para una campaña a gran escala. Así, las compañías fueron integradas en una unidad mayor: la coronelía, que constaba de cuatro compañías. Fue en 1503 cuando el Gran Capitán creó la división con dos coronelías de 6.000 infantes cada una, 800 hombres de armas, 800 caballos ligeros y 22 cañones. El general tenía en sus manos todos los medios para llevar el combate hasta la decisión. Gonzalo de Córdoba dio el predominio a la infantería, que es capaz de maniobrar en toda clase de terrenos. Dobló la proporción de arcabuceros, uno por cada cinco infantes, y armó con espadas cortas y lanzas arrojadizas a dos infantes de cada cinco, encargados de deslizarse entre las largas picas de los batallones de esguízaros suizos y lansquenetes y herir al adversario en el vientre. Además, puso en práctica un escalonamiento en profundidad, en tres líneas sucesivas, para tener una reserva y una posibilidad suplementaria de maniobra. Gonzalo Fernández de Córdoba facilitó el paso de la columna de viaje al orden de combate fraccionando los batallones en compañías, cada una de las cuales se colocaba a la altura y a la derecha de la que le precedía, con lo que se lograba fácilmente la formación de combate. Adiestró a sus hombres mediante una disciplina rigurosa y formó su moral despertando en ellos el orgullo de cuerpo, la dignidad personal, el sentido del honor nacional y el interés religioso. Hizo de la infantería española aquel ejército formidable del que decían los franceses después de haber luchado contra él, que "no habían combatido con hombres sino con diablos".
Todo esto arranca mucho más atrás, y hay que trasladarse hasta el año 1478 para comenzar a conocer un poco más a fondo todo el historial del Regimiento, el cual intentaremos resumir en dos o tres capítulos ya que, aún siendo este el 7º más antiguo de España, tiene mucha historia a sus espaldas.

PERIODO DEL 1.478 AL 1.599:

Barranco de Guiniguada
En una mañana de Junio de 1.478, llena de sol y calma, desembarcan en La Isleta Juan Rejón y 500 hombres de armas. Se inicia la última fase de la conquista de Gran Canaria. Han de transcurrir 5 años para que esta conquista se considere definitiva, (29 Abril de 1.483). A principios de 1.484 se inicia la desmilitarización de todas aquellas personas que habían participado en la conquista y a trasladar el campamento militar, que denominaban "Real de Las Palmas", hacia la desembocadura del Guiniguada, quedando como única guarnición apenas cincuenta soldados peninsulares al mando de un Sargento Mayor. 
Las Tropas Conquistadoras llegaron organizadas según el sistema que regía para Castilla a mediados del Siglo XV, aún cuando, en un sentido general, fuera un ejército temporal. En 1.480, por Real Cédula de 24 de Noviembre, se aumenta en cincuenta infantes el contingente de la isla, por lo que se puede considerar que hasta la creación de las Milicias de forma permanente en 1.551 y los Tercios en 1.573, el Ejército conquistador y, posteriormente, la mínima guarnición que se estableció una vez consolidada la conquista, obedecía instrucciones y un régimen de organización militar.
Con el tiempo, esta guarnición fue sustituida por naturales del país, en forma de milicias voluntarias, hasta conformar una Compañía de Milicias de 50 jinetes con sus Oficiales y un ayudante. Hay que observar, sin embargo, que tras la desmilitarización de la isla, corresponde a sus Gobernadores y justicias mayores todo lo relativo a lo militar. 
Si tenemos en cuenta que como guarnición fija se había establecido una fuerza no superior a cincuenta soldados, no es de extrañar que la principal preocupación de las autoridades isleñas fuera la de cuidar las escasas defensas existentes y, también, la de organizar las alarmas en caso de peligro de modo que a una señal acudiera todo aquel que pudiera empuñar un arma. Una vez oídos a los Ayuntamientos y Cabildos, se designaban los mandos de estas milicias para repeler el ataque y pasado el peligro cada persona volvía a su menester.

En 1.551 ocurrió un hecho trascendental que sería determinante en la organización militar de Gran Canaria, por delegación del Gobernador D. Rodrigo Manrique de Acuña se la da a D. Pedro Cerón y Ponce de León la organización militar de la isla, al cual se le dio también patente efectiva del Capitán de Rey. En 1.552 y ante el peligro de una invasión francesa, el Cabildo lo elige como Capitán General de Gran Canaria. Es un importante personaje en este siglo XVI y se le atribuye la organización de las primeras Milicias Canarias. Cierto es que logra reunir un ejercito de 1800 infantes, distribuyéndolos en compañías, y escuadras al mando de hombres conocedores del arte militar y a los que le dio patente de Capitanes y Alféreces. Este pequeño ejército realizaba maniobras de modo que siempre estuviera dispuesto para la defensa.
Parece que lo organiza Pedro Cerón, es lo más parecido a un Ejército estructurado y permanente, cuya misión es la defensa de la isla frente a sus invasores. Esta organización, con el tiempo, se extiende a las demás islas.
Uniforme de Miliciano junto con los de la época actual

HERENCIA MILITAR:

Desde 1.573 esta Unidad (Tercio de Las Palmas), se ha ido transformando según las necesidades de cada época y las correspondientes doctrinas orgánicas y siempre como Unidad de Infantería. Es lógico considerar que, hasta el día de hoy, a 439 años de su creación, ha sufrido cambios en sus efectivos y en su denominación, así como,  en su uniformidad y armamento (sería absurdo de no haber ocurrido). Lo que no ha cambiado es su misión principal:  la defensa de la isla.
En la actualidad esta Unidad se denomina "REGIMIENTO DE INFANTERÍA LIGERA CANARIAS Nº 50" EL DEL BATÁN, aunque a lo largo de su historia, ha tenido diversas nomenclaturas.
El Instituto de Historia y Cultura Militar, mediante escrito de Referencia 504/IHCM/AGEH de fecha 22 de Junio de 2.005 y dirigido al Excelentísimo Sr. General,  Director del Centro de Historia y Cultura Militar de Canarias, establece como origen de la creación del RIL "Canarias" nº 50 la fecha de 28 de Abril de 1.573, a partir del Tercio de Las Palmas. Este regimiento de Infantería es heredero de aquel primer Tercio "Las Palmas" creado en el mismo año 1573 y heredero de todas aquellas acciones en las que sirvieron para la defensa de la ciudad y de la isla y heredero también de todas aquellas acciones en las que participó fuera de su territorio, (como sigue haciendo actualmente en territorios como Afganistán) asumiendo cada orden de actuación con Disciplina, Valor y Heroísmo, valores que siempre han caracterizado a sus integrantes. El Tercio “Las Palmas” es pues, el origen de este Regimiento por todo lo dicho y por que cada organización nueva fue realizada en base a la existente anteriormente.
Seguiremos en próximos relatos, descubriendo un poco más de la Historia de este 

Glorioso y Heroico Regimiento de la Infantería española.....





Efectos de una guerra

Francmi08

En nuestro recorrido habitual por la prensa, hemos topado con este artículo publicado en el Diario El Litoral, a través de la web.


Por Alberto Galeano, de Télam

Nadie escapa a la locura de la guerra
La difusión de unas fotos en las que militares estadounidenses se burlan de los cadáveres de sus enemigos en Afganistán degrada aún más la invasión de Estados Unidos a ese país, asediado por fundamentalistas talibanes. 
Como en los casos de torturas de la cárcel iraquí de Abu Ghraib, durante la operación para derrocar a Saddam Hussein en 2003, el tema de las fotografías publicadas por el diario Los Angeles Times volvió a estremecer a la opinión pública estadounidense y mundial. 
Insignia de hombro
El periódico rechazó las advertencias del Pentágono -que señaló que la difusión de las imágenes podría suponer una amenaza para los soldados que combaten en Afganistán- señalando que cumplía con “su obligación de informar vigorosa y parcialmente a sus lectores el desarrollo de la guerra”, declaró su director, Davan Maharaj. 
Ni el presidente Barack Obama, que pidió una investigación, ni el comandante de las tropas de la Organización del Atlántico Norte (Otan) en Afganistán, general John Allen, pudieron explicar la conducta de los militares de la 82 División Aerotransportada que visitaron en 2010 una comisaría en la provincia de Zabol, en el sureste del país. 
Un total de dieciocho fotografías fueron publicadas por el diario norteamericano, en las que puede verse a un paracaidista posando junto a un cadáver en el que se lee: “Zom-bie Hunter” (cazazombis); otras fotos muestran a soldados con piernas de supuestos terroristas suicidas, entre otras imágenes perturbadoras.  “Una nueva revelación de jó-venes soldados estadounidenses fotografiados mientras profanaban los cadáveres de insurgentes en Afganistán ha intensificado las preguntas dentro de la comunidad acerca de si la disciplina está decayendo dada la na-tural distancia de la guerra”, dicen Tom Shanker y Graham Bowley. 

En una nota en The New York Times, señalan que la actitud de los soldados “parece probablemente fomentar un ’hematoma’ en las relaciones afgano-estaounidenses que han sido maltratadas de crisis en crisis en los últimos años, aún cuando ambos gobiernos están en medio de negociaciones sobre acuerdos estratégicos”. 
Analistas militares y veteranos de guerra sugieren que algunas unidades de combate están cayendo en situaciones de conducta que los veteranos describen co-mo el síndrome de “El señor de las moscas”, referido a la novela de William Gol-ding que trata de un grupo de alumnos británicos perdidos en una isla desierta.  Los estudiantes, que eligen a un líder llamado Ralph, quien maneja criterios civilizados, revierten luego a la violencia tribal, olvidando lo que aprendieron en la sociedad. 
Este caso de las fotos en Zabol se agrega al incidente en el que cuatro soldados es-tadounidenses orinaron sobre los cadáveres de tres pares afganos, el pasado 12 de enero, y a la quema de ejemplares del Corán en la base de Bagran, cerca de Kabul, el 21 de febrero, que causó protestas y una treintena de muertos en los  disturbios.  Y hay que mencionar, además, la masacre de 16 personas -entre ella varios niños- cometida por un soldado norteamericano, en el sur afgano, el 11 de marzo. 
A pesar de la polémica que generan en la opinión pública de Estados Unidos, todos estos incidentes no acelerarán la salida de las tropas estadounidenses de ese país asiático, previstas para 2014, según informó el Pentágono. 
Fachada sur
Washington ha insistido en que “la razón por la que las tropas están en territorio afgano es para acabar con Al Qaeda, y eso no ha cambiado”, señaló el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. 
Funcionarios estadounidenses dijeron a la prensa que los recientes casos sólo representan un pequeño porcentaje en un millón de militares desplegados en distintas partes del mundo, tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, aunque condenaron la conducta de los soldados involucrados en dichos incidentes.


Hamid Karzai
Pero el presidente afgano Hamid Karzai, un aliado molesto de Estados Unidos, dado que ganó su reelección en 2009 con denuncias de fraude, calificó las fotografías de “inhumanas”. 
Todo parece indicar que Estados Unidos no puede ganar la guerra contra los talibanes en Afganistán, y algunos analistas señalan que esas fotos son el golpe final a una contienda perdida tanto en el campo de batalla como en la opinión pública norteamericana. 
Rosenberg, editor de Random Lengths New, un medio alternativo estadounidense, opina que los ataques norteamericanos del 15 de abril en Kabul son parecidos a los ecos de la “Ofensiva Tet” (lanzada por Vietnam del Sur contra la guerrilla comunista en 1968), dado que tienen un mensaje llamativamente similar.  En un artículo publicado en la página online de la cadena qatarí Al Jazeera, Rosenberg recuerda que dicha operación militar constituyó un retroceso para Washington y convenció al pueblo estadounidense de que la Guerra de Vietnam no podía ser ganada. 
Más que una lucha entre la “civilización y la barbarie”, como relata Golding en “El señor de las Moscas”, parece obvio que hay un desgaste luego de once años de guerra en Afganistan, y las tropas estadounidenses aguardan con ansiedad el regreso a casa, como les prometió Obama. A pesar de las disculpas de la Casa Blanca, las imágenes difundidas por Los Angeles Times son una muestra más de una campaña militar que al parecer nunca tuvo muy claro cuáles eran sus objetivos con respecto a los civiles, en su mayoría tribus pashtunes que también viven en Pakistán.  A lo largo de la historia soldados de distintos países (tanto vencedores como vencidos) han cometido atrocidades mientras peleaban contra sus enemigos, incluidos los estadounidenses que en las últimas décadas invadieron Vietnam, Irak y Afganistán, entre otras naciones.


Veteranos del RIC 50

Francmi08

Queremos dejar constancia de algunos de los hoy en día Veteranos, que pasaron por el Regimiento de Infantería Canarias 50 en diferentes reemplazos y compañías.

Artilleros en Afganistán...

Francmi08

"Treinta militares del Regimiento de Artillería Antiaérea 73 de Cartagena dejarán la próxima semana su apacible vida en el Acuartelamiento de Tentegorra para trabajar durante cuatro meses en una de la zonas en guerra más peligrosas del planeta: la provincia afgana de Badghis. Allí se encargarán, junto con otros militares españoles, de formar a soldados para combatir a los insurgentes que siembran el terror con continuos ataques armados en toda la zona occidental del país asiático"... 
Así comenzaba una noticia en el periódico "La verdad.es" el día 23/09/2011...
La del RAAA 73 es la primera unidad de artillería antiaérea que realiza una campaña internacional de gran riesgo y ha sido seleccionada por su "alto nivel de preparación", destacan fuentes militares. El Acuartelamiento de Tentegorra posee actualmente el material de defensa antiaérea más moderno del Ejército de Tierra español: el grupo de misiles Nasams.
NASAMS II del Ejército Español (Vehículo Lanzador).
La unidad de Cartagena está integrada por oficiales y suboficiales especializados en defensa antiaérea que formarán parte del Equipo Operativo de Monitorización y Enlace (OMLT son sus siglas en inglés) que entre septiembre y octubre activa la Fuerza Española en Afganistán (Aspfor) XXIX en Badghis. Un grupo de legionarios de la base Álvarez de Sotomayor, de Viator, en Almería, fueron los primeros en partir el pasado día 8 de Septiembre. Ese contingente lo completan especialistas de la Inspección General del Ejército y de la Brigada de Infantería Ligera San Marcial.
Su labor se centrará en formar a los miembros de un batallón logístico del Ejército Nacional Afgano tanto en cuestiones teóricas como prácticas, lo que les podría llevar a intervenir en operaciones militares en las provincias de Herat y Badghis. "Nosotros estaremos donde ellos estén. Si deciden desplegarse sobre el terreno, estaremos con ellos", dijo Cabello.

Terreno muy peligroso
Una vez logrado el despliegue del Ejército Nacional Afgano en la zona de Herat, los militares españoles trabajan ahora para consolidar la presencia de la fuerza internacional de seguridad (conocida por sus siglas inglesas, ISAF) en la provincia de Badghis. El último contingente español en la zona, formado por soldados de la Brigada de Canarias, trabajó para ampliar las condiciones de seguridad durante las tareas de construcción de una carretera sobre la ruta 'Lithium', que conecta Qala-i-Naw con el norte de la provincia; o el mantenimiento de la seguridad sobre la ruta Opal hasta Darrah-i-Bum. El Ministerio de Defensa también ha destacado que la arriesgada labor de los militares españoles ha ayudado a los soldados afganos a mejorar la seguridad en las carreteras de la provincia, así como a desarrollar programas de reinserción de talibanes.
Antes de desplazarse a Afganistán, los militares del Acuartelamiento de Tentegorra han superado un proceso de adiestramiento y evaluación que incluyó un ejercicio sobre procedimientos de trabajo. Ensayaron diversos supuestos que podrían encontrar en aquel país, entre ellos, ataques suicidas.
Ministerio de Defensa
Formación cultural
Los militares de Cartagena han superado un duro curso en el que han combinado adiestramiento militar específico con formación cultural -algunos han recibido clases de "dari", el idioma principal en Afganistán- que les servirá para conocer mejor a quienes van a ser sus compañeros durante los próximos seis meses y medio. En palabras de Cabello, viajan los profesionales mejor preparados para esta operación.
«Vamos con precaución porque sabemos que es una zona complicada. Pero también estamos preparado para ello», admitió el comandante Javier Cabello, jefe de la misión del Regimiento de Artillería Antiaérea 73.


El regreso de la guerra.
Noticia que se publica en "laopiniondemurcia.es" y cuyo encabezamiento es:
"Volvemos siendo mejores soldados y mejores personas", afirma el comandante Javier Cabello pocos días después de regresar de uno de los países más pobres y más peligrosos del mundo: Afganistán
El oficial ha estado al frente del grupo de treinta soldados del Regimiento de Artillería Antiaérea 73 de Tentegorra que ha pasado más de seis meses instruyendo a un destacamento del ejército afgano. Y han cumplido su misión, ya que los militares a los que han formado ya están plenamente capacitados para operar de forma completamente independiente, sin el apoyo de fuerzas extranjeras.
"Como militar, ha sido la experiencia más tensa de mi carrera, la que más ha servido para formarme en mi profesión. Y he estado en varios conflictos, como el de los Balcanes, pero esto no tiene nada que ver, es mucho peor", comentó el comandante Cabello.
Y es que el oficial aseguró que han pasado de todo. Sin entrar en detalles, llegó a relatar que en la propia base en la que se encontraba hubo ataques suicida y, aunque en general, se sentían seguros, cada vez que salían de las bases tenían que estar permanente alertas, porque el peligro era constante. "No hemos pasado miedo, pero si ha habido muchos momentos de preocupación, cuando los míos salían fuera de la base. No me relajaba hasta que regresaban", comentó el militar.
Regreso de los Artilleros
Y si la tensión que se respiraba en el país les impresionaba, tanto más les impactaba la extrema pobreza en la que viven sus habitantes. 
"Cambia tu forma de ver las cosas y la vida", 
subrayó.

ENLACES:
http://www.laverdad.es/murcia/v/20110923/region/treinta-artilleros-cartagena-iran-20110923.html
http://www.laverdad.es/murcia/v/20110927/cartagena/vamos-preparados-zona-complicada-20110927.html
http://www.laopiniondemurcia.es/cartagena/2012/04/11/regreso-pais-guerra/397445.html

Veteranos de la mili...

Francmi08

Bueno, siguiendo un poco con el hilo de las llamadas "HISTORIAS DE LA MILI", hemos encontrado este relato de un Veterano del Regimiento de Infantería Canarias 50 que creo merece ser conocido por todos aquellos que leemos el blog y nos gusta recordar aquellos tiempos en los que se "hacía la mili obligatoria". Este Compañero Veterano debe tener ahora más o menos 57 años y nosotros queremos compartir con todos sus experiencias en el ejército del año 1974/75, que para nada son comparables a las del ejército de hoy en día. Él tiene su propio espacio en internet, del cual dejamos el enlace al final del artículo para todos aquellos que quieran visitar dicho sitio, ya que además de este capítulo que nosotros transcribimos, expone varias etapas más de su Servicio Militar. Comienza así:
Diciembre de 1974,
...después de haber Jurado Bandera en el C.I.R. nº 15 de Hoya Fría en Tenerife, fui destinado a la 6ª Cia., 2º Batallón del Regimiento de Infantería Canarias nº 50 (en adelante R.I.C. 50) en Las Palmas de Gran Canaria. A la sazón dicho Batallón se encontraba como expedicionario en el Sáhara, concretamente en Smara. Después de disfrutar de 4 días de permiso, me tenía que incorporar a mi primer destino: “Director de Fábrica”, o al menos así le entendí al sargento, pero en realidad lo que pretendía decir era “Directo pa’ Africa”.
Pero no fue tan directa la cosa, pues al incorporarme del permiso, por una vez funcionó “Radio Macuto”, el Batallón regresaba a Las Palmas, y así fue, dos días después el 2º Batallón regresó a casa, pero no todos, los cañones sin retroceso (CSR), camiones y Land Rovers se quedaron en Smara (en el Sáhara Occidental) por si habría que volver, y claro, había que custodiarlas, por lo que algunos compañeros se quedaron allá.
A partir de ese momento, reestructuración: Ahora el 1er Batallón sería el que se preparaba para volver al Sáhara si fuere menester, y como el destino, no depende de nosotros mismos, sino de lo que Dios dispone y los mandos proponen, el mío fue: 1ª Cia., 1er Batallón, o sea, en cualquier momento pa´l Africa.
Mayo del 75
Después de unos meses de dura instrucción y un ascenso, ya soy Cabo, un lunes por la tarde cuando estábamos vestidos de “bonito” para salir de paseo, el corneta de guardia realiza un toque que jamás había escuchado: Generala. A los pocos minutos también por vez primera vemos al Coronel con ropa de instrucción y pistola al cinto. Habían atacado un destacamento militar en Tifariti, nosotros todavía lo ignorábamos.
Revuelo general
ropa de combate, revisión de mochilas, casco, armamento, cargadores a tope, más munición a la mochila, mantas, etc. Empiezan a llegar los compañeros de permiso, pases pernoctas, enchufados, no se libra nadie. Cuando parecía que ya estaba todo preparado, vuelco en el estómago: nos reparten comida de emergencia, laterío de sardinas, carne, etc. y carburo para calentarla. Para rematar la faena, un paquete con vendas, gasas, esparadrapo, pirulas para depurar agua, para las diarreas, etc. etc..
A las 11 de la noche, toque de silencio, a la cama totalmente equipados, a los pies de la litera la mochila, en la cabecera el arma reglamentaria con el cargador repleto. Ni que decir tiene que en la mochila también viajaba como mínimo una botella de ron, así como en nuestros estómagos unos cuantos decilitros del preciado líquido, que nos daba un poco de ánimo.
A la 1 de la madrugada diana, al comedor, al regreso del comedor los parterres del acuartelamiento se regaban de café con leche. 
Todavía no sé de donde aparecieron tantos camiones, a las 3 de la mañana partíamos hacia el aeropuerto de Gando, en la gran caravana viajábamos unos 800 hombres
En las inmediaciones del cuartel nos despedían agitando las manos y llorando, novias, amigos, hermanos, madres. Escolta de motoristas de la Guardia Civil, la Policía Municipal cortaba el tráfico, nosotros...... vía libre para el Sáhara.
En la Base Militar de Gando, nos esperaban los Douglas DC3 con los motores en marcha, antes del amanecer sale el primer contingente, destino: aeródromo militar de Smara, los primeros en llegar pisan suelo africano con las primeras luces del alba. Los DC3 volvían a Gando a por más hombres, al trote, con la mochila a la espalda, el casco en la cabeza, el Cetme en bandolera sobre el pecho, una caja de madera con linternas en la mano izquierda, y el banderín de la Cia. en la mano derecha, subo al avión como puedo, dando palos a diestro y siniestro con el mástil del banderín, sin proponérmelo claro está, hasta el Capitán probó el jarabe de palo.
DC-3 de la Fuerza Aérea Portuguesa Militar de Aviones
Pasadas las nueve estamos volando sobre el Atlántico, silencio, solo miradas, uno de los motores perdía mas aceite que un congreso de gays. Atrás queda el mar, (no es fácil esto para un isleño), desierto, empezamos a perder altura y velocidad, ¿velocidad?, bueno, vamos más despacio. Divisamos el aeródromo de Smara el DC3 cruje y emite raros sonidos, comentario del Capitán en voz baja dirigiéndose a mí, “cabo, no sabía que los aviones tuvieran claxon”.
Aproximadamente las once de la mañana, bajo del avión casi como subí, solo que ahora estaba más aturdido, noche sin dormir, cargamento de utensilios y enseres, el viaje, estómago vacío, resaca. Miro y de momento solo veo una pequeña torre de control, angares, unos cuantos Saetas aparcados en formación, algún que otro helicóptero y coleguillas de aviación merodeando en torno nuestro con sonrisitas de sorna dibujadas en sus boquitas. Parecían decir “lo que os espera muchachos”, “nosotros, por lo menos, dormimos en literas, comemos caliente, nos duchamos a diario, tomamos cervecitas frescas, tenemos un trabajito suave, etc. etc.” ¡Cuanta razón tenían los condenados¡. Oigo acelerar motores, miro hacia atrás y aquel pájaro aceitoso que nos trajo reemprendía el vuelo hacia Las Palmas, se alejaba, casi con un atisbo de cariño susurré “vuelve pronto a por nosotros, ya no te temo, aunque pierdas aceite“.
Compañía formada en columna de tres, de frente paso de maniobra, salimos del recinto y ¡ahora sí! ya estamos pisando el desierto, ya voy espabilando, observando y comentando cuanto ocurre a nuestro alrededor. No siento nada especial, quizás un poco de angustia, no sabemos donde vamos ni cual es nuestra misión. Divisamos la ciudad Santa de Smara, la Alcazaba a la izquierda, detrás el cuartel de La Legión, a la derecha el de Tropas Nómadas.
Alto la compañía, romper filas y montar el campamento. Junto a una Tarja grande y solitaria de la que penden atados algunos huesos, cada cuatro hombres montan una pequeña tienda. Todavía no hemos llegado a la ciudad, estamos a unos metros del acuartelamiento de Tropas Nómadas (en adelante T.N.). 
Aún no habíamos terminado de montar el campamento, el sargento: “Cabo, tu y seis hombres mas, vengan conmigo”, nos dirigimos al cuartel de T.N., recibo la primera orden, “sube a lo alto de ese camión de municiones y no sueltes de tus manos estas cajas”, multiplicadores de granadas de mano, sé a lo que me expongo, si se caen, pueden explotar (por simpatía) ¿les suena verdad?. Pasa mucho tiempo, me sudan las manos, desde lo alto del camión veo por primera vez un soldado nativo, es el conductor, me mira y saluda, devuelvo el saludo con una forzada sonrisa. Nueva orden “baja que tenemos que trasladar toda la carga a otro camión”.
Transcurre el tiempo, estoy en un montículo desde donde se divisa toda la ciudad de Smara, pasadizos subterráneos por todos lados, son polvorines, munición de todo tipo, desde cartuchería para las Parabellum hasta cohetes para los aviones de combate. Casi anochece, estamos desfallecidos, no sabemos cuantos camiones habremos cargado. Aparece el sargento en un Land Rover, “a sus órdenes mi sargento, con la novedad de informarle que no hemos comido nada durante todo el día”, se sorprende, casi nos habían olvidado.
Bajamos a la cuidad con el sargento, un bar con luces rojas, desciende y nos hace descender, ordena continuar al conductor, nos invita a entrar en el bar, las chicas le reciben muy afectuosamente, ya se conocían, él había estado anteriormente con el otro Batallón. Ellas también sabían cocinar , nos hacen una gran tortilla de papas, que con pan y cerveza supone el desayuno, almuerzo y cena de mi primer día en el Sáhara. Paga el sargento. Enfilamos hacia el campamento guiados y protegidos por él, pistola en mano y paso tambaleante.
Paisaje del Sáhara
Reencuentro con los compañeros, en todas las tiendas y corrillos se sintonizaba “Radio Macuto”. Según últimas noticias la Plana Mayor (Cia. de Mando) se establecerá en Smara ciudad, la Segunda Cia. también se queda en Smara, pero en las “posiciones” que protegen la ciudad, polvorines, aeropuerto, carreteras etc., la Tercera Cia. a Shdeiria y la Primera Cia. al Puesto Avanzado de Mahbes. Los compañeros que llevaban bastante tiempo en el territorio, los que custodiaban el material que se había quedado de la expedición anterior, y que ya se habían integrado en sus respectivas Compañías, eran nuestras fuentes de información, pues ya conocían el terreno por experiencias o por referencias. Como es lógico nosotros solo preguntábamos por Mahbes, supimos que era el destacamento más lejano, que estaríamos muy cerca de las fronteras de Marruecos y de Argelia, que había un pequeño Fuerte que custodiaban unos pocos soldados de T.N. y también un minúsculo cuartel de Policía Territorial, (en adelante P.T.). Y la mejor información, ¡¡¡había excelente y abundante agua!, (muy importante esto para los que no nacimos camellos). 
Durante ese día muchos de mis compañeros tuvieron la oportunidad de subir al pueblo, y aprovecharon para enviar cartas a sus familias, comprar sellos de correo, sobres, comida y algunos pudieron hasta hablar por teléfono.
Aún tenía hambre, no recuerdo como, pero me encuentro en el interior de una tienda sobre una manta, ante una suculenta lata de sardinas, pan y una botella de ron. Algún compañero que sabía lo ocurrido durante el día, tuvo ese detalle.¡¡¡Primera lección!!!.
Los compañeros seguían charlando, pero la tortilla, las sardinas, el pan, las cervezas, el ron...... y el cansancio, hacen que me quede dormido profundamente.
Durante nuestra ausencia del campamento, a los soldados que fueron conmigo a cargar munición y a mí, nos habían asignado un turno de guardia durante la noche, nuestros compañeros nos lo dijeron al día siguiente, algunos de ellos la hicieron por nosotros, para que continuáramos descansando. ¡¡¡Segunda gran lección!!!.
¡¡¡Nace en nosotros el compañerismo de los soldados del Sáhara!!!.
Empezamos a comprender que en aquel territorio y en aquellas circunstancias, había que estar hombro con hombro. Todo era de todos. 
Suena la corneta: Diana
He pasado mi primera noche en Sáhara.
Me llamo Pedro García Santana, soy de Agaete, Gran Canaria.
Pertenecí al 4º Llamamiento de 1974.
Serví en la Primera Compañía del Regimiento de Infantería Canarias Nº 50.

Me considero un soldado del Sahara.
Un abrazo para todos.


Enlace: http://www.sahara-mili.net/textos/pgarcias.htm

Mujeres en la guerra...

Francmi08

Sabemos que los ejércitos de los EE.UU y Reino Unido no permiten a las mujeres pertenecer a la infantería, pero nuestras Fuerzas Armadas si que tienen mujeres entre sus filas. Como muestra la Sargento Natalia Sancho, que es la única mujer en su pelotón (y que "casualmente" se apellida igual que un Sargento que estaba en la 5ª Cía. del RIC-50 en el año 83 cuando un servidor cumplía con el Servicio Militar Obligatorio)
La primera mujer en formar parte de nuestro ejército de forma "oficial" fue Patricia Ortega, además de ser también la primera en alcanzar el cargo de Teniente Coronel. Y decimos de forma "oficial" ya que la mujer ha formado parte de los ejércitos desde tiempos inmemoriales,  remontándonos a la época romana como podemos ver en este enlace.
Pero en el artículo extraído del informativo El Mundo, se habla de la Sargento Natalia Sancho destinada en Afganistán.
La puerta del RG-31 se abre con el ruido de un descompresor como si el vehículo militar estuviera envasado al vacío y de repente el aire entra en su interior. Fuera media docena de hombres barbudos con turbante están sentados en cuclillas en la orilla de la polvorienta carretera con cara de pocos amigos. No dan ganas de salir, pero la sargento Natalia Sancho no se lo piensa dos veces y salta ágilmente del blindado para reconocer la carretera. Es la única mujer de su pelotón, la más menuda y la que tiene una apariencia más frágil. Sin embargo, es ella quien sale del blindado una y otra vez a hacer "un cinco, veinticinco", como ella dice, lo que significa supervisar el terreno a cinco metros de distancia del blindado primero, y después a veinticinco. Hace ese ejercicio cada vez que detectan algo sospechoso en la carretera o pasan por alguna zona donde anteriormente ya encontraron un artefacto explosivo ya que los talibán suelen colocar esos artilugios en lugares donde ya los han escondido antes.
A diferencia de los ejércitos estadounidense y británico que prohíben a las mujeres formar parte del cuerpo de infantería y de pequeños equipos de combate que tengan que enfrentarse cara a cara con el enemigo, como dijimos al principio, el ejército español no pone restricciones a las mujeres. Ellas, igual que los hombres, pueden formar parte de unidades de combate y ser enviadas a cualquier destino. En Badghis, la provincia del noroeste de Afganistán donde se encuentran destacadas el grueso de las tropas españolas, hay mujeres militares en puestos avanzados de combate o encargadas de responsabilidades que en otros países un hombre ocuparía. La sargento Sancho, de 35 años, es la responsable de su pelotón, a pesar de que el resto de soldados que lo conforman son hombres y todos le sacan casi medio cuerpo de alto.


Siete policías afganos se quedaron boquiabiertos
"Cuando salgo del blindado, no tengo miedo. Salgo muy tranquila, incluso a veces yo misma me sorprendo. Cuando estaba en España, pensaba que iba a ser de otra manera", comenta. En cambio, lo que sí que la "cohíbe" en Afganistán es la manera cómo los hombres la miran. En un país donde las mujeres casi no tienen presencia en la vida pública, y aún menos en una provincia rural como Badghis, una mujer militar causa sensación. "La primera vez que fui a la comisaría de Qala-e-now, siete policías afganos se quedaron boquiabiertos sin quitarme ojo de encima", recuerda, a pesar de que, asegura, hace esfuerzos para esconder su condición femenina, recogiéndose el pelo para que su larga cabellera no le asome no por debajo del casco.
Natalia Sancho llegó a Afganistán el 24 de enero. No era su primera misión internacional, en el 2002 ya estuvo en Kosovo. En Afganistán la sargento forma parte de la unidad de protección y seguridad que se encarga de escoltar personal militar y civil y convoyes logísticos, algo que la obliga a pasar un montón de horas dentro de un vehículo blindado. "Cuando voy en la retaguardia y no hay ningún otro vehículo detrás, aprovecho para orinar cuando salgo a hacer el cinco veinticinco. De lo contrario, me tengo que aguantar durante horas sin ir al lavabo", relata. El trayecto más largo que ha realizado en Afganistán duró 17 horas.
A la pregunta si las Fuerzas Armadas Españolas son como las estadounidenses, donde el "acoso sexual es habitual",(cada año el Pentágono publica un informe que recoge el número de casos registrados), la sargento contesta: "No tengo constancia de casos de mujeres que hayan sufrido abusos sexuales", asegura que en el Ejército Español se tiene en cuenta a las mujeres, a pesar de que es un cuerpo formado básicamente por hombres. En la actualidad en Badghis sólo hay 62 mujeres del millar de efectivos destacados. Sancho sólo se queja de los uniformes femeninos del Ejército español, en teoría especialmente diseñados para ellas. "Son incómodos. Los pantalones tienen el talle más alto y las caderas más anchas. La mayoría de mujeres preferimos pantalones de talle bajo", comenta.
Sancho estará en Afganistán hasta mediados de junio y dice que ha solicitado regresar a España en el último vuelo que llevará a su rotación a casa. Quiere estar el máximo de tiempo en Afganistán. Asegura que le encanta el trabajo que hace y que los días se le pasan volando, síntomas de verdadera vocación.

Nuevos uniformes...

Francmi08

Bueno, después de haber confirmado datos con algún componente del Regimiento Canarias 50 a través de internet, podemos decir que se confirman los cambios en los uniformes de campaña de nuestras fuerzas.
Miembros del Canarias 50 en Afganistan-2007
A partir de ahora, las manchas del uniforme de campaña de las Fuerzas Armadas Españolas serán pixeladas, siguiendo el patrón de otros países como los Estados Unidos, Alemania, Italia y demás aliados que se encuentran en Afganistán. Este tipo de camuflaje, también llamado digital, se desprende de la intención de los antiguos trajes que mimetizaban al soldado con el paisaje y pasa a difuminar la silueta del militar en su entorno. Este plan ha sido llevado a cabo debido al éxito que ha traído el traje digital en la Guerra del Golfo, la de Irak y como no la de  Afganistán. La idea principal consiste en suprimir el negro de las manchas, pues está dejando de ser efectivo por muchos motivos, uno de ellos es que con las gafas de visión nocturna el negro se distingue facilmente, pues se ve muy oscuro.
Todo ésto en zona de desierto, en la cual el traje de colores grises y beiges son útiles tanto para los terrenos urbanos como para la arena y rocas del desierto propiamente dichos. En lo que respecta al combate en zona boscosa (Europa, África, Sudamérica, Oceanía y sudeste asiático principalmente) también se ha llevado a cabo una eliminación del negro, no a la escala del combate en desierto pero se ha suprimido la mayoría. 
Por ejemplo, para muchas misiones en bosque, las botas pasarán a ser beiges, como las del Desert Land, que es como se llama popularmente. Sólamente en algunas misiones concretas o especiales se seguirán utilizando las clásicas botas negras del traje Wood Land. A parte, en este traje, que tradicionalmente en los últimos años ha sido de colores negro, beige, marrón y verde en los cuerpos convencionales, se ha implantado otra tonalidad de verde más clara, junto con la verde oscura y el beige, llegando a una casi completa desaparición del negro y del marrón, aunque estos trajes simplemente de varios verdes ya habían sido empleados por los cuerpos especiales en anteriores operaciones. 
Eso sí, por supuesto también se hará pixelado. Esta tentencia de usar variantes del uniforme de Estados Unidos no es la primera, pues hasta los años 80 tuvimos el unicolor verde oliva, como el utilizado por las US Army Special Forces en Vietnam, y posteriormente pasamos al Wood Land, al igual que ellos.

Problemas con la enseñanza militar...

Francmi08

En el habitual recorrido que hacemos por la prensa diaria, hemos encontrado este artículo que describe los actuales problemas que hay con la nueva ley de enseñanza militar, en concreto en la Academia General Militar de Zaragoza, y que reproducimos en su totalidad.

"**Hasta ayer, Javier Garcia Fernández era el Director General de Enseñanza Militar.
Este señor – (catedrático de Derecho Constitucional para mas señas) – fue puesto en el cargo para hacer con el Ejército lo que el PSOE ha hecho con el resto de España.
Fruto del experimento social puesto en marcha por el hipócrita manchego y rematado por la aspirante separatista a jefe de la oposición, hemos visto ponerse en marcha uno de los dislates mas grandes que se han hecho en España y que, como todo lo que afecta a los militares, carece de repercusión en la sociedad. Porque en España, es menester admitirlo, lo que le pase o deje de pasar a los militares le importa a todo el mundo un soberbio carajo.
El dislate al que me refiero es el “nuevo modelo” de formación de oficiales que pone en manos de la Universidad de Zaragoza la responsabilidad de sacar promociones de Tenientes del Ejército de Tierra... algo así como si la Facultad de Medicina de la Complutense pusiese la responsabilidad de hacer médicos en la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la UPV.
En este moderno modelo se obliga a los cadetes a estudiar el Grado de Ingeniero Industrial de la Organización Industrial , creando un “Centro Universitario de la Defensa ” dependiente de la Universidad de Zaragoza, que imparte ese título con profesores contratados por la Universidad.
A un profano en la materia le parecerá que hacer Ingenieros Industriales en la AGM(Academia General Militar) no es malo... y en eso estoy de acuerdo, malo, lo que se dice malo, no es, pero si lo que queremos es Oficiales del Ejército, lo que tenemos que hacer es dedicarnos a formar Oficiales del Ejército(wikipedia), que para hacer Ingenieros Industriales ya hay en España prestigiosas escuelas dedicadas a ese concreto menester.


Porque un Oficial del Ejército no es un ingeniero vestido de uniforme... es otra cosa.
**Definición según Wikipedia:-El término oficial corresponde a la carrera, categoría o nivel, que los efectivos ostentan desde el rango o grado de Alférez o Subteniente hasta General, Capitán General o Mariscal de Campo, de las Fuerzas Armadas o las Fuerzas de Seguridad de una nación; que adquieren al finalizar sus estudios en las respectivas Escuelas de Oficiales de cada país, al ascender por antigüedad o mérito, ya sea el ganado en combate o en tiempo de paz. Los oficiales se diferencian entre sí por el grado y la posición que ocupan dentro de su escalafón jerárquico.
Este sistema que apesta a “civilizar” a las Fuerzas Armadas (en una época en la que la sociedad civil debería plantearse seriamente imitarlas), hace que unos señores que no tienen ni idea de lo que es un militar ni de la formación y los valores que precisa un soldado, se esmeren en formar Ingenieros Industriales aplicando a estos chicos los criterios que habitualmente se aplican en la Universidad.
Pero nuestros cadetes no llevan la vida de un universitario. 
Para empezar un universitario sale por veinte horas de clase a la semana, teniendo el resto del tiempo para estudiar, los cadetes no. Nuestros cadetes se levantan a las seis y media de la mañana y hasta las cinco o seis de la tarde van con la lengua fuera de una actividad a otra... por cierto, los sábados por la mañana también tienen actividades militares, de modo que el fin de semana de un cadete empieza el sábado a la hora de comer y termina el domingo por la noche.


En la mayor parte de las carreras, los universitarios cuentan con un día lectivo en el que no van a clase para poder dedicarse al estudio, nuestros cadetes, si pueden sacar dos o tres horas de estudio al día, se pueden dar con un canto en los dientes.

Los universitarios no están obligados a mantener una forma física excepcional dedicando al menos una hora diaria al deporte y unas cuantas horas a la semana a desfilar, o a hacer “marchas topográficas” por el secarral de San Gregorio con treinta kilos de equipo encima.
Los universitarios no tienen que limpiar sus camaretas y su equipo durante su tiempo libre.... a ellos nadie les pasa revista y los arresta porque los zapatos no están limpios, ni hacen guardias, cuarteles o imaginarias.


A los universitarios, a partir de primero, les dejan matricularse en las asignaturas que les viene en gana, a los cadetes no... pongo un ejemplo: si un cadete repite curso porque ha suspendido cinco asignaturas, se le obliga a matricularse de las cinco que ha suspendido y de todas las de segundo curso que hagan falta hasta completar el total máximo de asignaturas estipuladas para un curso... de tal modo que se encuentra en una peor situación que la que estaba en primero. ¿Que importancia tiene esto?, pues muy sencillo, que si tras cuatro convocatorias no apruebas una asignatura, te echan a la calle (en algunas universidades el tope de convocatorias son seis)... en la vida civil, cuando un estudiante se atasca con una asignatura y quiere asegurar el aprobado, se matricula de menos asignaturas ese año y le dedica a la asignatura difícil mas tiempo... a nuestros cadetes no se les da esa oportunidad.
Esto se está traduciendo en un enorme numero de suspensos y en unas tasas de repetidores que no se habían visto nunca en la AGM.
Ahora, a final de curso, veremos como muchachos que llevan dos años dejándose el pellejo para servir a España se tienen que volver a casa porque no han aprobado “Fundamentos de Administración de Empresas”... asignatura que – parece ser – es imprescindible para mandar una Sección de Operaciones Especiales.


Y estas cosas ¿porqué las hacen?, se preguntará usted.


Yo se lo explico. Estas cosas se hacen porque cada año tienen que salir por la puerta de las academias militares un centenar de tenientes. En caso de que no se cubra este cupo, podemos encontrarnos con un déficit de capitanes dentro de cinco o seis años y de comandantes dentro de quince.
Originalmente se pensó en coger un ciento cincuenta por ciento de aspirantes para asumir las bajas que se pudiesen ir produciendo, pero en la realidad, a día de hoy, la promoción que está en segundo ya no cubre las plazas... se han producido muchas bajas de chicos que no aguantan el ritmo, ha habido un numero enorme de repetidores, y de éstos, muchos han pedido la baja para no tener que someterse otra vez a este despropósito.
Para completar esta promoción que ya es deficitaria, nuestras mentes pensantes han llegado a la solución ideal: convocar plazas al final de la carrera, es decir, permitir a licenciados por diversas universidades que accedan a la Carrera Militar pasando un año escaso por los Centros de Formación del Ejército.(Mapa de situación de los Centros)


Desangramos a nuestros cadetes durante cuatro años haciéndoles estudiar una Ingeniería en condiciones adversas y a los que sobrevivan les ponemos un licenciado en Económicas por la Alfonso X el Sabio de compañero de promoción.... ¡impresionante!.


Para mas INRI, esa teoría se basa en que un señor que tenga un Grado en Ingeniería – por poner un ejemplo – va a contemplar con buenos ojos formar parte de una profesión llena de sacrificios, con un sueldo miserable, en la que jugarse la vida forma parte del modus vivendi.


Ministerio de Defensa-Centro Universitario de la Defensa(CUD)
Ni que decir tiene que a los profesores del Centro Universitario de la Defensa , civiles todos ellos, lo de servir a España con las armas les suena a chino mandarín, y que contemplan a nuestros cadetes con los prejuicios que cualquiera que haya pasado por nuestras universidades suele tener... y eso se nota en el trato que dispensan a los cadetes, trato que en sus facultades no se atreverían a dar a los alumnos por aquello de que en la universidad el alumno califica al profesor... y porque en cualquier momento, una docena de universitarios de a pie, les pueden montar un numerito de “indignados” al salir de clase y hacerles pasar un mal rato, algo que nuestros disciplinados cadetes nunca van a hacer.


Para muestra, baste la anécdota de que este año – por lo visto – pillaron a un cadete durante el examen de Química de primero con uno de los problemas del examen en su poder. (El cadete se había hecho con el problema por un despiste de uno de los profesores de la asignatura... nadie piense que había asaltado el claustro para reventar el ordenador del departamento). Pues bien, la reacción del profesorado fue hacer repetir el examen a toda la promoción... poniendo un examen mas difícil que el primero, imagino que para dar un escarmiento. Durante ese segundo examen sólo les faltó cachear a los cadetes al entrar en clase... las normas que impusieron para evitar el fraude fueron tales que rozaban la indignidad, incapaces, supongo, de sobreponerse a sus prejuicios. Un encanto.
Aquellos cadetes que tras un año de agotador esfuerzo pidieron la baja por verse incapaces de repetir un curso en estas condiciones, se han encontrado con que en las Escuelas de Ingeniería de otras universidades no les convalidan las asignaturas aprobadas... ¡esto mejora por momentos!
Es razonable pensar que estos muchachos ingresaron en la AGM para ser militares, no para ser ingenieros... cabe pensar, asimismo, que cuando terminen su carrera querrán vivir su vocación. ¿Qué sentido tiene darles un título que no van a ejercer?... porque cuando tras diez años de ejercicio de la profesión Militar en unidades de Infantería o Caballería decidan irse a la calle ¿servirá para algo ese título? ¿de verdad piensa alguien que una empresa va a contratar a un Ingeniero que hace diez años  estudió su carrera, y no la ha ejercido nunca?
¿Se han vuelto todos locos?
Y cuando lleguen a las unidades... ¿estarán capacitados para ejercer su profesión?, porque integrales triples sabrán hacer y de resistencia de materiales sabrán un montón, pero para salvar hombres de una muerte probable ¿tendrán conocimientos?


Señor ministro... cambie usted esto y hágale un favor a España y a esos cadetes por los que – según parece – nadie vela**".



Zaragoza, 31 de marzo de 2012 / Defensa - Academias /  ASSOPRESS
Publicado por REGION CANARIAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Quieres ver una entrada al azar?

Nuestros vídeos

Loading...

Sigue nuestros vídeos

Google Analytics Alternative