Campo de tiro...Pájara, Fuerteventura.

Francmi08

Siguiendo con campos de tiro y entrenamiento, se produce una noticia en Fuerteventura.
El Consejo de Ministros aprobó ayer un Real Decreto que declara zona de interés para la defensa nacional el Campo de Tiro y Maniobras de Pájara. Con esta decisión el Ministerio de Defensa tiene manos libres para realizar cuantas ampliaciones o intervenciones urbanísticas desee en el interior de esta polémica zona dado que ya no requiere de los tramites de evaluación de impacto ambiental y de concesión de licencia urbanística no solo del Gobierno autónomo sino de las instituciones majoreras. Ya son dos los espacios declarados en la isla como de interés para la defensa nacional: la montaña de La Muda y el campo de tiro de Pájara.
Ejercicios de tiro
Este Real Decreto tiene como finalidad, según el Gobierno central, "preservar la instalación militar de cualquier actuación que pudiera afectarla y permitir las actuaciones de infraestructura relacionadas con las actividades de instrucción y adiestramiento que en el mencionado campo deben desarrollarse". Además, añade que de esta forma "se asegura la preparación de las unidades del Ejército español ubicadas en el Archipiélago canario para la realización de operaciones militares".
El Campo de Tiro de Pájara abarca una superficie cercana a los 47 millones de metros cuadrados que fueron expropiados por el Gobierno central, en diciembre de 1976, al Ayuntamiento de Pájara, que era titular de 36.976.797 metros cuadrados, así como a varios particulares.
Rechazo
El Parlamento de Canarias, Consejo de Gobierno, Fecam, Cabildo majorero y ayuntamientos insulares, han rechazado el polémico campo de tiro al considerar que las polémicas instalaciones militares son incompatibles con el principal motor económico: el turismo. 
El Cabildo pretendía incluir esta zona en el futuro Parque Nacional.

Campos de Maniobras...

Francmi08

En 1910 se crea el campo de maniobras y tiro de San Gregorio al norte de la ciudad de Zaragoza, hoy denominado oficialmente Centro Nacional de Adiestramiento Militar - CENAD.
Desde entonces no ha parado de crecer a golpe de expropiaciones forzosas hasta 1973 cuando alcanza su dimensión actual, que lo sitúa como el mayor de Europa: 34.000 Has. El equivalente a un rectángulo de casi 34 kilómetros de largo por 10 de ancho. Casi todo él se encuentra en el interior del término municipal de Zaragoza, hasta el punto de absorber un tercio de la superficie del mismo. 
La dirección de la Academia General Militar (fundada en 1928), ubicada en la entrada norte de la ciudad, fue uno de los primeros destinos destacados del general Franco diez años antes del inicio de la denominada guerra civil española. Aun hoy la estatua ecuestre del dictador sigue presidiendo los actos castrenses que se llevan a cabo en su interior y es la única institución de esas características en todo el estado, y donde se han formado la mayoría de los mandos del ejercito español y numerosos militares de otras nacionalidades, especialmente de regímenes dictatoriales sudamericanos y de algunos africanos.


Funciones militares
San Gregorio es el principal campo de maniobras del Ejército español y, por su extensión, uno de los más visitados por ejércitos de toda Europa. Es utilizado además por la Guardia Civil, la Policía Nacional, y los fabricantes de armas del Estado. Como ejemplo del volumen de uso de la zona, en 1997 pasaron por el Campo 44.447 militares españoles y 2.422 extranjeros. La internacionalización del campo ha ido en aumento a lo largo de estos años. Funciona en la modalidad de "campo de intercambio" o de "alquiler". Desde 1998 alberga el Centro de Adiestramiento (CENAD) número 1, creado para facilitar la instrucción y adiestramiento de las unidades acorazadas del Ejército, dispone de simuladores de tiro, conducción y combate que recrean el uso de tanques como los M-60 o los Leopardo 2E.
Un artículo de prensa de 2005 nos ayudará a hacernos una idea de un ejercicio real con vehículos blindados en el Campo de maniobras:
TOA Ejercito Español
«A unos veinte metros a nuestra derecha, los dos Transportes Oruga Acorazados (TOAs) que han participado en la demostración de tiro real con ametralladora sobre blanco móvil descienden por la “carretera” destinada para los vehículos de cadena.
En el ejercicio, que se ha realizado en el campo de tiro de “Boyero 1” (campo especial para la instrucción de las tripulaciones de los carros de combate) han participado dos TOAs. Ambos han hecho fuego sobre los supuestos enemigos avanzando hasta alcanzar una posición lo más cercana posible a sus líneas. [...] 
Una ametralladora M60
Anteriormente, tres M-60 han realizado un ejercicio de apoyo o ataque sobre una posición simulada en el único punto del campo donde pueden usarse proyectiles reales: Tres Poyetes. Los carros han abierto fuego con cañones y ametralladoras sobre una pared rocosa en la que, se supone, está apostado el enemigo.»
Para saber realmente en qué consisten estas maniobras, podemos acercarnos a una de las jornadas del ejercicio COHESION 05, el cual resumimos a continuación. Se trata de un "ejercicio de despliegue con fuego real", explicado por el oficial de información pública de la Brigada NRF, el Comandante Juan Pita.
"La exhibición realizada esta mañana consistía en un asalto ficticio a un territorio dominado por fuerzas terroristas. Nos encontramos en un país imaginario, al que hemos llamado Auriga, y en el que existe un colectivo terrorista —el Ejército de Liberación Batari— al que debemos perseguir y neutralizar.
Para ello, se ha realizado un despliegue de efectivos, que han iniciado, con fuego real, su asedio a los ficticios terroristas en una zona denominada Puig Amarillo, de aproximadamente tres kilómetros de frente.
En primer lugar, han intervenido vehículos de la Brigada Aerotransportable, que han trasladado hasta el lugar a soldados con armas ligeras. Seguidamente se ha desplegado una unidad terrestre de caballería, con dos carros centauros que se han situado en los extremos de la zona de conflicto. Todas estas acciones se han realizado para fijar al enemigo, evitando su huída, y ablandando su potencial", explicó el comandante Pita.
"Finalmente, las unidades de artillería han bombardeado la zona para apoyar el repliegue de los efectivos ya existentes y facilitar la entrada de un grupo táctico de la Legión, con el que llegará finalmente la resolución del conflicto.
Se trata de un ejercicio en el que los efectivos intervienen de forma «escalonada», aunque si el enemigo se rinde antes no se llega a finalizar todo el despliegue previsto", aclaró el comandante Pita.


En las maniobras ALLIED ACTION 05, participaron 975 soldados de distintas unidades -entre ellas la Legión-, 200 vehículos de transporte, 24 blindados BMR, 4 carros de combate Centauro, 12 obuses y cuatro helicópteros Cougar.
El Campo de maniobra cuenta con una unidad, la UAPO, (Unidad de Apoyo Operativo)encargada del mantenimiento del acuartelamiento y de vigilar el "cumplimiento de las normas por parte de los usuarios y evitar el intrusismo en una zona donde el pastoreo ilegal, la caza furtiva y la recolección de setas durante los meses lluviosos está a la orden del día".

Profesiones de riesgo....

Francmi08

El 27 de diciembre de 2001 el Consejo de Ministros tomó la decisión de enviar los primeros 350 efectivos al país asiático en enero de 2002. Dos años después el número de militares aumentó hasta los 540. Actualmente, tras varios acuerdos políticos, más de 1.500 españoles han aterrizado en Afganistán. Destaca la presencia en Qala-i-Naw con 1.000 efectivos, donde participan principalmente en la instrucción de militares afganos. Además, la presencia del Ejército en Herat (al oeste del país) es relevante por su labor humanitaria, donde han desplegado cinco helicópteros para transporte y funciones sanitarias, intentan reconstruir la zona y formar a las fuerzas armadas locales. España también está presente en la capital, Kabul.
Por mucho que en círculos políticos se empeñen en convencernos de que los militares españoles se dedican a repartir tiritas y sonrisas en misiones de paz en el extranjero, la verdad es que nuestros soldados en Afganistán están en guerra y se juegan la vida, ya que un total de 94 militares y un intérprete han fallecido cumpliendo esta misión de la OTAN.
Lo que creemos que sólo pasa en las películas de guerra que podemos ver en el cine o en televisión, sucede también en la vida real, una vida que no todos podrían soportar, y de hecho está sucediendo ahora mismo en terrenos de Afganistán.
El pasado 7 de marzo, seis legionarios de la Brigada de Infantería Ligera Rey Alfonso XIII destinados en Qala-i-Naw, entraron en combate frente a los talibanes en Ludina.
El Caballero Legionario Iván Castro Canovaca, de 23 años, resultó herido por un disparo a la altura de la clavícula, ante lo que su jefe de pelotón, el Sargento José Moreno Ramos, no lo dudó y después de arrastrarse cuarenta metros bajo fuego enemigo, llegó hasta él y cortó la hemorragia. Mientras tanto, el Cabo Primero José Manuel Gómez Santana intentaba anular los orígenes de los disparos talibanes y el Cabo Primero José Miguel Gómez Ortega neutralizaba los focos hostiles con fuego de mortero, exponiéndose a las balas enemigas tras saltar de su posición y avanzar al descubierto para poder obtener una mejor posición de tiro.
El Cabo Fernando Carrasco proporcionaba fuego de supresión con su ametralladora MG-42, cubriendo así a sus compañeros y dosificando los últimos 250 cartuchos. Actuaron bajo las órdenes del Teniente Ramón Prieto Gordillo que mantuvo la calma entre sus hombres, dirigió el fuego de sus pelotones y, en plena refriega, le dijo al herido Iván Castro que estuviera tranquilo, que pronto iría a España a ver nacer a su hija, a lo que el legionario jienense insistió en permanecer en su puesto diciendo: “Justo ahora no es momento de ver nacer a nadie, sino de ver morir al enemigo”.
Esta acción ha supuesto para los legionarios la felicitación de su Coronel, Demetrio Muñoz, pero sobre todo, debería suponer el reconocimiento y admiración de una gran mayoría de los españoles, que tenemos en nuestros soldados a hombres y mujeres dispuestos a derramar su sangre. 

El comienzo

Francmi08

Bueno, este blog nace con la idea de servir a todos aquellos que quieran, como yo, recordar y compartir las diferentes vivencias de un año de su vida dedicado a "cumplir" con lo que antes llamaban Servicio Militar. Entre todos esos recuerdos, siempre podrá resurgir una vieja amistad, alguna que otra anécdota, revivir tiempos pasados que en alguna ocasión, pudieron ser mejores. Es obvio que internet es muy grande y que hay muchos sitios como este que sirven o por lo menos se intenta, para unir a viejos compañeros, pero nunca está de más tener varias opciones y si por algún casual recalas aquí, podemos hacer MAS grande todavía la posibilidad de pasar un buen rato y disfrutar de la red de redes.

Mi visita al Regimiento...

Francmi08

Al comenzar con este espacio en la red, sólo tenía una idea en mi cabeza: recuperar contacto con los compañeros del servicio militar. No se muy bien el por qué de esta casi obsesión, supongo que algo tendrá que ver la edad de uno, pero lo que si que se es que en todo este tiempo ha merecido la pena el trabajo y esfuerzo realizado porque se han cumplido algunos de mis objetivos al mismo tiempo que han aparecido nuevos contactos, nuevas amistades relacionadas con el Regimiento y mi estancia en él durante un año y pocos días de mi vida, allá por el 83/84. 
El machaca y el furri
Esos objetivos cumplidos han sido entre otros temas personales, el haber recuperado a varios de los Compañeros Veteranos de mi reemplazo, de los cuales hacía ya mucho tiempo que no sabía nada, unos han llegado a través de este blog y otros por medio de la página de Facebook, incluso ha habido algún encuentro personal en este año, como en la foto de la izquierda. También he visto cumplido el mayor de mis sueños, que era el volver a visitar el Regimiento y lo hice a los 27 años y 2 meses de haber salido de allí.
Fue en el mes de Noviembre del 2011, cuando estuve en Las Palmas por cuestiones de trabajo, de las cuales por cierto no salí muy bien parado, y antes de volverme a casa con el "rabo entre las piernas" aproveché las nuevas amistades a las que me refería anteriormente que son dos personas  muy vinculadas con el Regimiento, uno de ellos a día de hoy es miembro de las Fuerzas Armadas y componente del mismo. A esas personas les quiero dedicar en cierta manera esta entrada y enviarles desde aquí mi más sincero agradecimiento por todo lo que hicieron por mi, pero a uno y muy en especial, agradecimiento por partida doble ya que sin él este blog posiblemente no estuviera en marcha, pues fue quién me apoyó y animó a empezar con la búsqueda. Si algún día me autorizan daré sus nombres en el blog.
El tema es que gracias a ellos, pude ver cumplido el sueño de la visita al Regimiento de Infantería Canarias 50. Y lo hice acompañado de los mejores anfitriones que uno pueda esperar.
Mi estancia fue breve pero muy intensa, reviviendo tiempos quizás mejores que los de ahora, y disfrutando a tope de cada momento del día. Cuando iba en el avión pensaba en todo lo que quería hacer mientras estuviese allí, pero la verdad es que no hay nada como la improvisación, todo sale mejor que si lo planeas. En cuanto pisé tierra canaria, mi mente volvió de repente muchos años atrás, me venían a la cabeza imágenes de las que ni remotamente me acordaba en mi vida diaria en la península, hasta el respirar me resultaba diferente y no fue hasta el día después cuando logré asimilar que me encontraba de nuevo en el sitio que nunca quise dejar y al que llevaba mucho tiempo queriendo volver. Muchos creerán que esto suena tópico, pero en las islas, el clima, el ambiente, la luz, la gente de Canarias es especial y los que hemos estado allí creo que coincidimos en gran medida.
 Lo primero que me asombró al día siguiente de mi llegada fue el ver de nuevo, después de muchos años, vehículos militares por la ciudad y todavía me sorprendió más el ver UNIFORMES MILITARES por la calle, menuda "noticia" ¿no?
Según como se mire, pienso yo, porque la verdad es que donde yo vivo no se ven muchos vehículos militares por la calle (salvo cuando hay un desfile y por televisión). Eso sí, los pocos que se ven son muchísimos comparados con los uniformes, porque de esos no se ve ninguno. La verdad es que yo no sé si es bueno o es malo que los militares no vayan de uniforme por la calle, pero hace tiempo un estudiante francés que estaba haciendo una tesis sobre las Fuerzas Armadas españolas manifestó su extrañeza de que en España no se vean militares de uniforme por la calle. Cuando estaba en la mili, la ciudad percibía muchos ingresos a causa de los que la hicimos allí, o al menos eso pienso yo, ya que cada fin de semana que salíamos del cuartel, veías las calles inundadas de "reclutas" y "veteranos", vestidos de "bonito" hasta que uno se cambiaba de ropa en el bar, el piso, el portal, cualquier sitio era bueno, pero aún así se nos reconocía por allá donde pasábamos.
Las Coloradas al fondo desde Las Canteras
El primer día estuve paseando por la playa de Las Canteras, como un turista más, pero con la diferencia que por mi cabeza iban pasando recuerdos a cada paso que daba, cada rincón que veía me devolvía imágenes concretas, de una manera especial, fijándome en cosas que no creo que se fije alguien que vaya de turismo, como Las Coloradas, a lo lejos, levantándose al final del paseo detrás de los hoteles y entonces fue cuando me dio un subidón, comencé a revivir momentos del cuartel sin estar en él. Me senté en una de las terrazas que hay a lo largo del paseo, que por cierto, creo que duplican en número a las que habían allá por los 80, disfrutando de la vista que tenía ante mis ojos al igual que de unas buenas y fresquitas cervezas acompañadas con las "papas arrugás y su mojo" que tanto me gustaban y me siguen gustando, unas sardinitas plancha y poco más.
Después de esa mañana tan "especial" me desplacé al sur de la isla, a Puerto Rico, para empezar a currar en un restaurante donde estuve tan solo durante 4 días, y de los cuales prefiero no acordarme. En ese tiempo y por las mañanas me dediqué a ver la zona de alrededor, ya que solo curraba desde las 7 de la tarde hasta las 2 de la madrugada, pues en el año de mili digamos que "no tuve la ocasión" de rodar por esa zona todo lo que me hubiese gustado, Maspalomas, Playa del Inglés, Mogán, Arguineguín, Telde, El Pajar fueron algunos de los sitios en los que estuve. Hasta el día de la verdad, el día en que tocaba ir de visita. Era jueves, tenía libre en el curro y había quedado en verme con la persona que iba a hacer de "guía". Nos vimos por la mañana en un centro comercial, y allí comenzó la expedición, volvimos a Las Canteras y estuvimos de "romería" como yo llamo a ir de birras, hasta mediodía que llegamos a comer a uno de los mejores sitios en que he estado,Tasca Rebereque, donde después de tomar unas cañitas pasamos a degustar varios platos estupendos y a disfrutar de una sobremesa y una conversación que tardaré en olvidar. 
La Tasca Rebereque por fuera
En cuanto acabamos de comer nos desplazamos hacia el cuartel y yo estaba como un niño el primer día de colegio, con los nervios a tope, con ganas hasta de llorar, pero de alegría y emoción por lo que iba a ver, todavía no me lo creía, era como un sueño. Habíamos quedado allí con el "guia" interno del Regimiento que nos iba a acompañar, pero no pudo estar por cuestiones profesionales y esa misma tarde quedé de nuevo con él para el día siguiente.
Al llegar a la puerta me puse a temblar, no se por que, pero me entró tal clase de emoción que hubo un momento en el cual creí que me daba una taquicardia. Nos pidieron la documentación, firmamos la hoja de visita, explicamos el motivo por el que estábamos allí,  nos dieron la correspondiente tarjeta de visitante y nos dijeron que nos estaban esperando en el bar de mandos. Mis ojos no daban abasto a mirar, a intentar retener todo lo que tenían ante ellos, miraba y recordaba, pero asimilar todo a la vez eran muchos datos para mi disco duro. 
Que buena está la Tropical
Estuvimos tomando unas cervezas (no podían faltar) en la terraza del bar y dimos una vuelta tomando algunas fotos, estaban preparando para salir el domingo por la noche hacia el campo de maniobras y por eso habían "formado" los vehículos en el patio de armas, en la explanada principal. Noté algunos cambios nada más entrar, como que el cuarto donde descansábamos en las guardias de prevención y los calabozos que estaban al lado habían desaparecido. Otro de los cambios y quizás el más gordo fue que allí no había "ni dios", ya que terminan de "currar" a las 15:00 y desaparecen del cuartel, como en una "empresa pública" vamos. Me daba la sensación de que estaba en un sitio "fantasma" pero al mismo tiempo con vida propia, sin ver a nadie por sus calles, las compañías cerradas, el Hogar del Soldado donde tantas y tantas historias he vivido, estaba cerrado, no se escuchaba nada en todo el recinto, era una sensación de lo más extraña pero pudimos recorrerlo con toda tranquilidad, aunque repito que me resultaba un tanto extraño el no ver gente por las calles del cuartel, como en los tiempos de mili en los que andábamos arriba y abajo; ya no se hacen guardias de garita, por lo menos eso es lo que me pareció, tan solo en la puerta principal. Pero mi cerebro actuaba como una máquina del tiempo, intentando volver 27 años atrás e imaginando esas calles habitadas por soldados, haciendo los cursos o las clases teóricas sentados en la puerta de las compañías, entrando y saliendo del comedor, limpiando el armamento, las formaciones de retén en el patio, el sargento de semana leyendo la orden en la puerta de la Compañía....y muchas cosas más que en esos momentos iban acudiendo a mi memoria. 
Vehículos en el Patio de Armas
Y así pasó casi hora y media sin darme apenas cuenta, ya que no asociaba lo que estaba viviendo durante el recorrido, lo hice por la noche al acostarme y rebobinar todo lo que había sucedido ese jueves 3 de Noviembre de 2011. 
Esto no acaba aquí....os dejo un enlace con fotos del viaje: FOTOS

Los campos de batalla son Historia...

Francmi08



Todo aquél que por vacaciones, trabajo o cualquier otro 
motivo haga un viaje a Bruselas, puede aprovechar para darse una vuelta por el campo de la Batalla de Waterloo, donde los días 16, 17 y 18 de junio de 1815 un soldado de diecisiete años llamado Jean Gall, combatió contra ingleses y prusianos. La comunidad belga ha tenido el buen gusto de conservar intacto el campo de batalla donde el anteriormente nombrado y 300.000 hombres más se acuchillaron concienzudamente, de modo que hoy es posible visitarlo con un libro de historia en la mano, paso a paso. Así, se puede acompañar al fantasma del abuelo desde Hougoumont al asalto de las alturas de la Haie Sainte, y seguirlo después en su terrible retirada por la misma carretera de Quatre Bras y Charleroi, perseguido por la caballería inglesa y los húsares prusianos que, exasperados por la carnicería, negaban cuartel y no hacían prisioneros. A veces llueve, y caminando bajo la lluvia, se pasa junto al monumento del águila herida donde, ya al anochecer, la Vieja Guardia formó el último cuadro.

Con frecuencia, visitando el museo y las placas conmemorativas repartidas por el campo de batalla, se tropieza uno con grupos de colegiales franceses, belgas, alemanes e ingleses, quienes escuchan con atención las explicaciones de sus profesores, sobre el terreno, referentes a las circunstancias de la última batalla del Emperador. Y no es el único lugar en que podemos recordar épocas pasadas de la historia, de las batallas y guerras sucedidas. En Normandía, Poitiers, Solferino, Crecy, Verdun, las Termopilas y muchos otros sitios marcados en los atlas históricos, se pueden encontrar dichos grupos de estudiantes, cuya formación y planes de estudio incluyen, también, este tipo de visitas. En muchos países, salvo en España
Resulta curioso que un lugar cuya geografía cuenta con nombres como El Barranco de Guiniguada, (en Gran Canaria, más conocido por la Batalla del Batán, donde se venció a los holandeses, murieron 1500 holandeses y 60 grancanarios.) Calatañazor, Sagrajas, las Navas de Tolosa, Belchite, El Jarama, Los Arapiles o el cabo Trafalgar, entre otros muchos, apenas conserve referencias locales de esos acontecimientos. Uno pasa por los desfiladeros a cuyos pies se abre Bailén, por ejemplo, y no encuentra constancia ni referencias de que, en ese mismo lugar, veinte mil soldados imperiales muertos de sed y acosados por partidas de guerrilleros se rindieran a las tropas españolas cuando Napoleón era amo de Europa. Quizá se deba al falso uso patriótico que de tales asuntos se ha hecho siempre aquí para tapar los agujeros de la alfombra; pero lo cierto es que España parece avergonzarse de sus campos de batalla. Como si nos dieran mala conciencia, o nos importase un bledo que miles de seres humanos mataran o se hicieran matar sobre ese suelo.

Y creo que es un error, porque un campo de batalla no resulta malo ni bueno. Sólo es el lugar donde rodaron los dados que utiliza la Historia. Un campo de batalla es la barbarie, la sangre y la locura; pero también la abnegación, el coraje y todo aquello de que es capaz el contradictorio corazón humano. Si olvidamos la demagogia patriotera y ultranacionalista que manipula hasta la sangre honrada de los muertos, que han escrito las épocas de este país y también la otra demagogia estúpida que se niega a aceptar los ángulos de sombra que existen en la Historia y en la condición del hombre, un campo de batalla puede convertirse en una extraordinaria escuela de lucidez, de solidaridad, y de tolerancia.
Que me perdonen los que tanto se la cogen con papel de fumar; pero me parece justo que jóvenes en edad de formarse revivan lo que otros jóvenes tuvieron que afrontar, juguetes de los poderosos, de las banderas y de las fanfarrias, o peleando honrosamente -una cosa no excluye la otra- por una fe o una idea. Que aprendan lo que otros dejaron de bueno y de malo, y a menudo de ambas cosas a la vez. Que pisen los inmensos cementerios que hay al final de caminos alegremente abiertos por bocazas y miserables, dispuestos a abrir la caja de Pandora en su propio beneficio mientras se llenan el morro con palabras como patria, nación, idea, lengua, raza, dios o rey. Pero también que aprendan que los estados, y las naciones, y el ser humano, se han hecho con lucha y con sangre. Que el acontecer de los siglos y sus sobresaltos desataron unos lazos y anudaron otros. Que no somos islas ni pueblos extraños, sino gentes cuyos abuelos, y bisabuelos, y architatarabuelos, compartieron sueños, miedos, lluvias y sequías, amores y batallas, sudores y sangre; acuchillándose unas veces sin piedad, y enamorándose otras de lado a lado del río que algunos pretendían consagrar como frontera. Y que de toda esa terrible y maravillosa saga de semen y sangre nacimos siendo lo que somos, fruto de una Historia de la que a veces debemos horrorizarnos y otras sentirnos orgullosos. Pero que al fin y al cabo, queramos recordarla u olvidarla, es nuestra HISTORIA.


La visita a un campo de batalla puede ser mala, o puede ser buena. 
Depende de quién o qué, te guíe por él.

Servicio Militar en Canarias...Capítulo 6

Francmi08


La última de mis salidas fue el llamado "Vivac-Presa De Las Niñas", y la fecha del 11-6-84 al 15-6-84; salimos a las 06'00 a.m. del Regimiento en camiones, los ya más que conocidos "AVIAS" y tras 5 largas horas de carretera de montaña con sus correspondientes subidas y curvas,llegamos a nuestro destino. En cuanto llegamos y mientras venia el PEGASO con el material, nos hicieron limpiar y preparar el terreno para montar el campamento; una vez montado, salimos a realizar un ejercicio a nivel de sección, durante el cual yo ya actuaba como Cabo Primero, tras haber sido nombrado oficialmente en la Orden del Día con fecha 08/06/1984. Por la tarde y después de haber comido, repetimos lo mas importante del ejercicio para pasar a ponerlo en práctica después de cenar; salimos del campamento a las 21'30 de la noche en dirección a una presa cercana a la que estábamos acampados, tomando posiciones sobre las 22'00 p.m.; tras 2 horas de espera, mi compañero Mendez recibió el ataque, y después de rechazarlo regresamos al campamento, al cual llegamos sobre la 01'00 a.m., y en cuanto nos lavamos un poco nos acostamos. El día siguiente nos dejaron dormir un poco más de lo normal, ya que tocaron diana a las 08'00 a.m. y como siempre en cuanto terminamos el desayuno, nos dispusimos a realizar el ejercicio de turno, pero esta vez había una variación, y era que llevaba yo el mando del pelotón, regresando a comer sobre las 13'00 horas. Dos horas después de terminar la comida, el Tte. Castellanos nos dio una clase teórica de hora y media de duración a los 5 Cabos Primeros; en cuanto acabó la clase regresé con el Sgto. Agut para hacer instrucción de combate. Sobre las 19'00 p.m.,el Capitán de la Cía. nos dio permiso para bañarnos en la presa, cosa que hicimos sin pensarlo mucho antes de que se arrepintiera, ya que el calor era agobiante y estuvimos disfrutando del baño durante 1 hora aproximadamente. A las 04'00 de la mañana, el Capitán dio otra orden, pero esta vez nos jodió más que por la tarde ya que nos pusimos a patear durante unos 10 Kilómetros para llegar a otra presa donde nos dispusimos a realizar la instrucción de ese día. Después de la comida emprendimos el regreso al campamento en misión de ataque, y en cuanto llegamos nos tiramos en seguida al agua de nuevo.
El jueves también fue una jornada de bastante caña, aunque nos levantamos a las 08'00 de la mañana; comenzamos el día con un ejercicio de defensa en una posición determinada; por la tarde y tras hora y media de clase sobre topografía, volvimos a repetir el tema del día anterior ya que al Capitán no le gustó como se hizo, y en cuanto terminamos, otra vez al agua. El viernes era el último día de mi última salida campestre y pareció que querían vengarse de nosotros; la diana sonó a las 05'00 a.m. para recoger las tiendas y preparar el equipo en las mochilas ALTUS; después de tomar un vaso de leche con unos bollos, nos liamos a patear por caminos de tierra, parando 10 minutos por cada hora de marcha; llevaríamos aproximadamente unas 3 horas cuando salimos a una carretera de asfalto, que fue lo que nos remató físicamente, ya que todo el camino hasta la presa había sido cuesta abajo y ahora había que subirlo, además era cuando empezaba a calentar el SOL DE CANARIAS; el asfalto nos quemaba las suelas de las botas y estas a su vez hacían lo mismo con las plantas de los pies; tanto fue así, que cuando paramos siendo casi las 14'00 p.m. (antes de lo previsto por los mandos),lo primero que hicimos fue quitarnos las malditas botas y más de uno teníamos sangre en los pies, incluido el Teniente Recio. Teniendo en cuenta que las susodichas botas estaban ya cumpliendo cerca de un año de pateos, instrucción y demás, fue algo que se consideraba normal ya que la suela casi no era tal. 
El final de esta marcha era una especie de oasis en mitad de un desierto, que en parte y solo teóricamente, parecía que nos refrescaba un poco la moral. La suerte que tuvimos fue que encontramos una casa a una hora y cuarto aproximadamente antes del final de este último "paseito" para nuestro reemplazo, ya que además de llenarnos las cantimploras de un maravilloso líquido llamado agua, el dueño de la casa nos remojó con una manguera, parecíamos crios, pero nos vino de p... madre; tras comer tranquilamente en aquel vergel de palmeras y agua clara, llegaron los camiones que nos trasladaron al Regimiento, donde una vez limpio todo el armamento usado, se dieron por acabadas todas las maniobras; hicimos la entrega de las "ALTUS" para siempre jamás y nos dirigimos al Hogar del Soldado donde nos hinchamos de comida y bebida en una animada fiesta, tras lo cual, la mayoría de nosotros pasamos de la cena del comedor y nos fuimos directamente a la cama para dormir la cogorza que pillamos.
Entre maniobras y vivacs, realizamos un total de 8 salidas cuyos nombres y fechas resumo a continuación:
**Vivac de Temisas.-  10-10-83  al  14-10-83
**Guerrillas contra la Legión. (Fuerteventura).-  23-10-83  al  1-11-83
**Vivac de Masaciega.-  14-11-83  al  18-11-83
**Vivac de Maspalomas (Mesa del Macho).-  6-2-84  al  10-2-84
**Guerrillas contra la C.O.E..-(Ayacata 84').-  20-2-84  al  25-2-84
**Vivac de los Montes.(Telde).-  9-4-84  al  13-4-84
**Maniobras con la Mixta.-  14-5-84  al  19-5-84
**Vivac Presa de las Niñas.-  11-6-84  al  15-6-84
Y este es el resumen de mis salidas al campo, espero no haberme equivocado en algún dato y aunque me dejo muchas cosas de la mili en el tintero, rebuscaré entre los recuerdos para poderlas publicar.
A relación con esta última entrada me gustaría añadir alguna de las leyendas que circulan sobre la Presa de Las Niñas que he encontrado por internet. En la zona central de la isla de Gran Canaria, por la zona de la Presa de la Niñas, se cuenta aún uno de los mitos mas antiguos del lugar, que se narra desde que existe conocimiento de dicho lugar, la historia del árbol de Casandra. 
La historia de la cuevas de las niñas tiene arraigada consigo la supuesta raíz del nombre de la presa. Según cuenta el saber popular, en este entramado de conductos que se sumergen en el corazón de algunas de las escarpadas del lugar, tuvieron lugar una serie de macabros acontecimientos.

A lo largo de décadas, son varios los casos de desapariciones que se adjudican al lugar, con la característica de que en su gran mayoría han sido niñas pequeñas que, al aproximarse por cualquier motivo al lugar, bien a buscar agua a la presa en épocas pasadas para sus familias, o bien de excursión con colegios o familiares en la actualidad, iban desapareciendo sin dejar ningún indicio sobre que podría haber pasado con ellas. Si ya la desaparición fortuita de infantes no fuera suficientemente grotesto, es tras su desaparición cuando dan lugar los actos macabros. Noches después de las desapariciones, cuentan que en torno a las cuevas, cuando la luna alcanza su máxima altura en la cúpula celestial, comienzan a escucharse las voces de las niñas desaparecidas, en torno a un ritual oscuro que ha quedado congelado y arraigado en el lugar. Según cuentan, a los lamentos y gritos de terror de la niña desaparecida mas reciente, les siguen las risas macabras de las anteriores niñas desaparecidas en años anteriores, como si la mofa porque la nueva niña comparta sus destinos les proporcionara placer, helando la atmósfera de toda la presa.
 Una de las diferentes versiones de la leyenda cuenta que un colegio fué de excursión a la Presa de las Niñas (lugar muy pintoresco donde se encuentra dicho árbol) como muchos grancanarios han ido de niños con sus respectivos colegios. Todo transcurría tranquilamente entre juegos y risas de niños, hasta que llegada la noche, uno de los profesores se parcató de que Cansandra, una de las niñas a su cargo, había desaparecido. Los niños pensaron que no se habría enterado de que habían acabado el tiempo de los juegos y ahora estaban todos en las hogueras haciendo asaderos y demás, por lo que seguiría escondida; pero por mucho que la buscaron no apareció. Entrada la noche, a lo largo de la explanada se escucharon gritos y llantos de una niña, en dirección de un gigante árbol solitario. Al día siguiente, todos se dirigieron al lugar de donde provenían los gritos, y encontraron el cuerpo sin vida carbonizado de la niña, atado a dicho árbol, con señales de haber sido torturada. 
Ése fué el primero y el génesis de la historia del lugar. Casandra fué la primera, pero no la última niña desaparecida, ya que en posteriores excursiones al lugar fueron varias las niñas que desaparecían las noches de plenilunio, y siempre que ocurría se escuchaban llantos y risas escalofriantes de una niña a lo lejos de la esplanada bañada por la luna, una niña que arrastraba unas cadenas. 
Años después, y tras dejar de visitar por un tiempo los colegios la zona, un grupo de jóvenes aficionados de la investigación fueron al lugar para conocer de cerca la historia, y la pareja que se atrevió a acercarse al árbol jamás fue vista, quedando de ellos tan solo su caseta de campaña, rasgada por unas "supuestas" enormes garras a lo largo de la lona de la caseta, garras que no correspondían ni a un animal ni persona.
Otra versión más extendida cuenta que Casandra era una niña llegando a la adolescencia y que fruto de esta edad, pasaba mucho tiempo con un niño que poco a poco se convirtió en un primer novio. El padre de Casandra no consentía que su hija, aún para él una niña, "su niña", tuviera novio con su edad, por lo que asesinó al niño para acabar con esa situación. La niña juró venganza hacia su padre y toda su familia e hizo un pacto con el demonio para maldecirlos a todos. Su familia pues no vió otra salida que encadenar y quemar a la niña maldita en el árbol para acabar con sus maldiciones.

La Isleta...Campo de Concentración

Francmi08

Cuando uno busca algo sobre la Guerra Civil en España, siempre encuentra algún dato que resulta cuanto menos increible en el mundo en que estamos acostumbrados a vivir. El desconocimiento de esta etapa de la historia, me ha hecho reflexionar y pensar en lo que debieron de sufrir algunos familiares de los que lean esto (no se si será mi caso, pero no tengo constancia de ello) en uno u otro bando, no voy a entrar en esa cuestión, sino que la reflexión viene dada por el puro sufrimiento, la angustia, la desesperación que debieron sentir todos aquellos que pisaran un campo de concentración en un estado de guerra. Buscando información de esa etapa de la historia de España, que estuviese relacionado con Canarias, tropecé con varios artículos que hablan sobre el campo de concentración de La Isleta, zona en la que cumplí mi Servicio Militar Obligatorio, o lo que es lo mismo, donde hice la mili. Yo tenía 20 años y aunque hacía menos tiempo que ahora de aquella Guerra Civil, no pasaba por mi cabeza en aquella época el querer descubrir nada sobre la guerra del 36.
El puerto de La Luz con La isleta al fondo-1935
Sobre permanecer durante 13 meses y 12 días en La Isleta, nunca tuve conocimiento de esa parte de la historia, una historia que comienza en julio de 1936, con la sublevación militar y en la que cientos de presos políticos abarrotan las diferentes prisiones de la isla, las cuales no tienen capacidad suficiente para tantos detenidos. Los campos de concentración se van llenando de presos políticos a medida que pasan los días de ese fatídico verano.
Se improvisan otros lugares de internamiento masivo como son el Campo de Concentración de La Isleta en Las Palmas de Gran Canaria al noroeste de la isla, luego el de Gando, al sur de la isla y el de Fyffes en Santa Cruz de Tenerife. Por ellos pasarán miles de canarios entre los años 1936 y 1945.
Lazareto de Gando-Foto:Teodoro Maisch
El campo de La Isleta se ubicó en los terrenos militares de la península del mismo nombre,  entre el Faro y el Cuartel de Artillería, al noroeste de Gran Canaria. Situado en un lugar elevado, estaba limitado por una triple hilera de alambradas de púas, sostenida cada pocos metros por gruesos postes de madera y sujetada con grapas. 
En su interior se levantaron casetas de campaña de lona, con capacidad para 12 o 14 personas y en las que llegaron a estar hasta 50 presos. Tenían forma de cono, sostenido por un fuerte palo central y sogas exteriores atadas a gruesas piedras que daban tirantez a la estructura. Esta situación me ha hecho pensar en los terrenos en donde yo había estado durante la mili, los terrenos que ocupan alguno de los cuarteles que allí se encuentran, o arriba en Las Coloradas, donde hacíamos la instrucción, dado que los parajes ocupados por los militares se remontan a hace más de cincuenta años y continuando con la búsqueda de información sobre el campo, encuentro en la "biblia" de internet que es la Wikipedia, que la antigua prisión de La Isleta, situada cerca del polígono industrial conocido por El Sebadal así como del Puerto de La Luz, fue utilizada como Campo de concentración durante la Guerra Civil española, 
El Faro en 1925-Fernando Perez Melián
Siguiendo con la descripción, fuera del recinto estaban las tiendas de los jefes del campo y las del cuerpo de guardia, así como los almacenes para la comida y la cocina de campaña. La estrecha vigilancia hacía imposible la fuga y estaba a cargo de numerosos soldados de reemplazo que se apostaban cada cinco metros a lo largo de todo el perímetro del campo; junto a ellos se situaban falangistas que vigilaban, al mismo tiempo, a soldados y a presos y en cada uno de los vértices del campo, había una garita con ametralladora.
Los cabos de vara, los presos que se encargaban del cumplimiento de las  normas, estaban dispuestos a apalear a otros presos con tal de librarse ellos de los palos, de tener doble ración de rancho, de poder fumar tabaco y tomar café y coñac.
Mini-bunker junto al Castillo de S. Cristobal
La Isleta, que hoy constituye una de las tres grandes penínsulas de la isla de Gran Canaria y una de las señas geográficas más peculiares de Canarias,  se hizo tristemente célebre por la brutalidad que se empleaba contra los presos, pues era más un campo de castigo que de concentración y a su vez era un campo de trabajo, pues en ese tiempo se construyeron varios caminos o pistas: una que conducía al Faro y otra a una batería de costa (de alguna de ellas todavía quedan restos hoy en día) aunque muchas de las tareas impuestas sólo eran una forma de agotar a los prisioneros.
Los “paseos”(matanzas) eran frecuentes.  Cuentan algunos testimonios, que por la tarde llegaba un coche, con una lista de presos y se los llevaban para el interrogatorio nocturno, "estos ya no regresaban". En las playas aparecían días después hombres ahogados, con los brazos atados con alambre. 
El 6 de agosto de 1936 fueron fusilados en el campo de tiro de La Isleta,  Eduardo Suárez y Fernando Egea, que habían sido condenados en un Consejo de Guerra sumarísimo. A las seis de la mañana de ese día, los presos del campo oyeron los disparos que acababan con sus vidas. La indignación se apoderó de los presos, y muchos de ellos fueron apaleados por protestar por los fusilamientos.
Desde el momento en que llegaban al campo y después de hacerles una ficha y otorgarles el número correspondiente, los presos empezaban a recibir garrotazos por parte de los suboficiales de la oficina. Luego los cabos de vara, mientras atravesaban un estrecho pasillo de alambradas, les molían a palos en la cabeza, cara y espalda. Durante el trabajo, más de lo mismo, por infracción de alguna de las normas: si se les caía el café, por falta de marcialidad a la hora de desfilar o falta de entusiasmo al proferir los gritos de rigor, por quedarse dormidos, por comentar temas prohibidos con algún compañero... cualquier "motivo" era suficiente para empezar a repartir palos.
Dichos castigos se hacían a la vista de todos para dar escarmiento y consistían en apaleamientos delante de la misma formación de reclusos, o se les iba a buscar a su chabola de noche, se les sacaba al exterior del campo y, detrás del cuerpo de guardia, les propinaban una brutal paliza estando esposados, también les obligaban a correr con un saco de arena a la espalda, descalzos sobre el picón, hasta que sus pies ensangrentados ya no daban más de sí. Les obligaban a ingerir purgantes, como aceite lubricante, cristales de sal de la Higuera, epsomita o sulfato de magnesio, lo que solía ser un castigo menos doloroso, pero tremendamente efectivo a la hora de debilitar el organismo. 
Cuerpos de republicanos fusilados por los franquistas 
-Muchos de los presos de La Isleta pasaron también por interrogatorios a cargo de los temibles policías de la Comisaría de Investigación y Vigilancia de Las Palmas
-Muchos eran sacados del campo y remitidos a la propia comisaría para regresar después de unos días de "tratamiento especial".
-Muchos no regresaron al campo, lo que induce a pensar que murieran en pleno interrogatorio.
Es el caso del presidente de la Federación Obrera de Las Palmas, Agustín Cabrera, que salió del campo el 27 de enero de 1937 y se sabe, por testimonios directos, que fue ahorcado en la misma comisaría en presencia de otros presos.
Presos en el Campo de Lazareto-Gando
En el campo los prisioneros dormían hacinados en sus chabolas, hasta tal punto que una variación de la postura para dormir conllevaba el cambio automático de toda la hilera. En dichas chabolas el olor era insoportable y numerosos parásitos campaban por sus cuerpos, sufriendo plagas de piojos y pulgas. La alimentación, si es que se podía llamar así, era mínima: café aguado por la mañana y unos cazos de rancho dos veces al día, un "diossabeque" pardo a base de fideos y papas, a veces con carne cocida en el mismo caldo o tocino. Esto con una ración de gofio de millo para mezclarlo con el rancho.
Todos estos episodios, estremecen, le ponen a uno la piel de gallina cuando se analiza friamente el sufrimiento, el dolor, la angustia, la impotencia sobre alguien que se cree superior descargando una ira injusta sobre seres desvalidos, despojados de toda dignidad. 
Un testigo excepcional de esos hechos fue Domingo Valencia. Con tan solo dieciséis años fue condenado por un Consejo de Guerra a 16 años de prisión por el terrible delito de defender la legalidad republicana.
Esto no fue una película, es UNA REALIDAD.







Enlaces relacionados:
Preso en Gran Canaria
El Pozo. 55 artículos sobre la Guerra Civil en Canarias (mayo, 1995 - febrero, 1997)
ISLETA PUERTO DE LA LUZ: CAMPOS DE CONCENTRACION
Un lugar para el castigo






Bibliografía relacionada:
MAÑÁ, G. et al. La voz de los náufragos: la narrativa republicana entre 1936 y 1939. Madrid, de la Torre, 1997.
MEDINA, J. Isleta/Puerto de La Luz: campos de concentración. Imprenta José-Luis Hernández Díaz, Las Palmas de Gran Canaria, 2002.
MOLINERO, C. et al.. Una inmensa prisión: los campos de concentración y las prisiones durante la guerra civil y el franquismo.
NÚÑEZ, M. Los años del terror: la estrategia de dominio y represión del general Franco. Esfera de los Libros, Madrid, 2004.
RODRIGO, J. Los campos de concentración franquistas: entre la historia y la memoria. Siete Mares, Madrid, 2003.
RODRIGO, J. Cautivos: campos de concentración en la España franquista, 1936-1947. Crítica, Barcelona, 2005. 


Revistas digitales
RODRIGO, J. Internamiento y trabajo forzoso: los campos de concentración de Franco. Hispania Nova, Revista de historia contemporánea, vol. 6, Separata, 2006.


Prensa digital
- Agosto 1936. R. González. Canariasahora.es, 31-7-2008.


Material audiovisual
Canarias: Los campos de la muerte. YouTube

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Quieres ver una entrada al azar?

Nuestros vídeos

Loading...

Sigue nuestros vídeos

Google Analytics Alternative