Militar además de fallera...

Francmi08
Compartir:

Mayte Santafosta vuela hoy hacia Kabul, a miles de kilómetros de Valencia, del barrio de Campanar donde reinó, como fallera mayor de Nou Campanar, en 2011. Se adentra en una misión internacional liderada por el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de la OTAN. Porque Mayte, además de fallera, es militar, comandante del Ejército.
Hasta este año, Fuerzas Armadas y Fallas siempre habían sido compatibles. Pero en 2012 dejarán de serlo. Por eso, Mayte ya sabe que el próximo 15 de marzo, en cuanto tenga un rato, se pondrá delante del ordenador, se conectará a internet y verá la plantà de su monumental falla gracias a una 'webcam'. «Me voy a perder las Fallas por primera vez en mis 43 años de vida», se lamenta.


Mayte Santafosta es una de las tres mujeres españolas que forman parte de esta expedición militar. Aterrizará de madrugada sobre una ciudad cubierta por la nieve, con temperaturas que rondarán los 8 o 10 grados bajo cero, con máximas de cuatro grados positivos, y dejará su destino, convertido en un tórrido lugar con más de 30 grados, a finales de julio. Durante esos seis meses su misión será trabajar en la célula médica del cuartel general, en la línea de esfuerzo o LOE que se encarga de la mentorización del ejército afgano. «Nuestro objetivo es marcar las directrices para desarrollar el sistema sanitario de su ejército, enseñarle qué tienen que hacer para que puedan funcionar cuando nosotros nos vayamos».
En la base, como en misiones anteriores, Mayte colgará un corcho en el que pinchar las fotos de su gente. Recuerdos de la familia que deja atrás. En especial su hijo de 13 años que el domingo celebrará su cumpleaños lejos de su madre. Ayer se despidió de todos. Salvo de uno, el teniente-coronel José María Soto, su pareja, que también se marcha a Afganistán como oficial de transmisiones.
Mayte Santafosta y su pareja, José María Soto,
delante de una ambulancia en Bétera
En la despedida intentan no pensar en lo peor de estas misiones, el riesgo. La amenaza de un ataque talibán siempre estará presente en Afganistán, pero no se arredran. «Es nuestro trabajo. Hemos luchado por aprender y ahora tenemos que ponerlo en práctica», explican. Aunque son humanos y una de las mangas del uniforme de Mayte no termina de ocultar una de las típicas cintas de la Virgen del Pilar enroscada en su muñeca. Es un obsequio de su peluquera, la misma que la peinó antes de cada acto al que tuvo que acudir como fallera mayor de Nou Campanar.
«Actos (algunos) que ni siquiera sabía que existían», reconoce Soto, un melillense ajeno a las Fallas que en 2011 se zambulló de pleno en la fiesta por obligación. «De no saber nada pasé a vivirlas desde dentro», se ríe José María. Porque este hombre, al contrario que su chica, no nació fallero. Mayte sí. Primero en la calle Baja, dos años en la calle Visitación y, finalmente, en Nou Campanar. «Porque mi madre y mi abuela son campaneras». Allí, en la Falla, como en el cuartel, siempre hay quien se sorprende de que la fallera sea militar o al revés, aunque no todos. «Hay muchos militares falleros», informa Mayte.
 Ahora la comandante Santafosta ha cumplido muchos sueños: ser fallera mayor y participar en una misión internacional.

No olvides suscribirte, para recibir todas las entradas, directamente a tu correo.

Ingresa tu correo electrónico:

Recuerda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por correo.

0 Comentarios :

Dejanos tu opinión

Por favor intenta que tus comentarios tengan relación con el tema, que no sean promocionales (spam), ilegales u ofensivos, de otro modo, no serán publicados. ¡Gracias por colaborar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Quieres ver una entrada al azar?

Nuestros vídeos

Loading...

Sigue nuestros vídeos

Google Analytics Alternative