A dos días del regreso...

Francmi08
Compartir:

Cuando faltan tan solo dos días para que regresen los "chicos" del Canarias 50 de Afganistán, nos encontramos este articulo relacionado con la última muerte producida en aquel territorio y publicado en la revista digital Atenea, escrito por M. Angeles Moya y el cual reproducimos a continuación.
Lo que nos queda por vivir en Afganistán
Ya lo dijo Carme Chacón desde Herat durante la despedida al sargento primero fallecido el pasado domingo en Ludina: "Estamos en la cuenta atrás en Afganistán, pero aún hay peligro". 
Sin embargo, las palabras de la ministra de Defensa no anunciaban nada nuevo. Ya hace tiempo que los españoles son, somos conscientes del peligro que corren nuestros soldados en la 'no' guerra de Afganistán, "la misión más complicada y peligrosa de todas en cuantas han participado las Fuerzas Armadas españolas", palabras que ha repetido hasta la saciedad la titular de Defensa.

sargento primero Joaquín Moya Espejo, cordobés de 35 años
No hace mucho, una madre de un soldado español destacado en Afganistán expresaba su preocupación a través de Twitter. Tenía miedo y había recurrido a la conocida red social para compartir sus inquietudes. "La llegada del invierno hará que la actividad insurgente disminuya", le contestaban (o le contestábamos) algunos periodistas para tranquilizarla. Y tan sólo unos días después, "un arma ligera", disparada "desde una posición lejana" (según informaba el Ministerio de Defensa), acababa con la vida del sargento primero Joaquín Moya Espejo. 
Llegada de los restos del sargento Joaquin Moya Espejo, fallecido ayer en Afganistán, al recibir un disparo durante un ataque insurgente.EFE 1/5
Ni siquiera el invierno, con los 10 grados bajo cero que se llegan a alcanzar en Afganistán, está 'persuadiendo' ahora a los insurgentes (como era habitual) de continuar con su actividad terrorista. En lo que llevamos de año, ya son 515 los militares que han muerto en Afganistán. De ellos, más de la mitad (386) pertenecían a las Fuerzas Armadas estadounidenses y cuatro eran españoles (uno de ellos, el subteniente Pedro López Molina, falleció por causas naturales; los otros tres, por acciones terroristas de insurgentes afganos). Las cifras globales, según la página www.icasualties.org, son escalofriantes: 
desde que comenzó la misión  en el año 2001 en el país asiático, 2.796 militares se han dejado la vida en territorio afgano (aunque esa cifra no refleja los 62 militares españoles que fallecieron como consecuencia del accidente del Yakovlev 42 en Turquía, en el año 2003, cuando regresaban de participar en la misión de Afganistán).
En total, 98 militares españoles han perdido sus vidas en una misión que, como recordó la titular de Defensa en Herat (a donde se desplazó para repatriar el cadáver del sargento primero Moya), ya "se acerca al final". Y es que en enero de 2012 (recordemos la fecha) comenzará el repliegue del contingente español, tal y como anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado mes de junio. Un repliegue que, según lo previsto, se completará en 2014. "En torno al 10% de los efectivos se retirará en el primer semestre de 2012", explicó Zapatero, y el 40% lo hará durante los primeros seis meses del año 2013. En 2014, "se producirá la retirada completa", aseguró el jefe del Ejecutivo.
Pero hasta que llegue ese momento, "aún hay peligro", como dijo Carme Chacón. Y lo peor de todo es que ahora ya sabemos, desgraciadamente, que los insurgentes también podrán disparar contra nuestros soldados, algo que no se había producido hasta ahora. De hecho, el sargento primero Moya ha sido la primera víctima mortal por arma de fuego que se ha registrado durante un ataque insurgente en Afganistán, desde que las Fuerzas Armadas españolas iniciaran, en enero de 2002, su misión en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF). Y también sabemos que "los que han asesinado al sargento primero Moya -y así lo destacó la ministra- no quieren que haya un Ejército ni un Estado afganos, y no quieren libertad ni seguridad en esta tierra". Y ahora que estamos hablando de repliegue, cabe preguntarse: ¿Cuántos son los que piensan así? ¿Cuántos afganos prefieren ponerse del lado de los insurgentes para por fin expulsar a las tropas internacionales de territorio afgano y hacerse ellos con el control del país? ¿Qué ocurrirá cuando, dentro de unos años, Afganistán se quede a merced de los terroristas talibanes que están atentando contra los soldados de la ISAF?
Son cuestiones que, por el momento, nadie puede responder. Los primeros años de despliegue internacional el número de bajas no llegaba al centenar (aunque detrás de cada número hay una persona y cada muerte es dolorosa), pero a partir de 2005, las cifras comenzaron a crecer, siendo 2009 y 2010 los años en los que, hasta ahora, más muertes se han producido (521 y 711, respectivamente). Estas cifras se incrementaron a raíz de las primeras informaciones que anunciaban una retirada del contingente internacional desplegado en Afganistán. En 2009 ya se empezó a hablar de repliegue (aunque el anuncio oficial ha sido en 2011) y los talibanes aprovecharon la 'situación' para ganarse los 'favores' de la población afgana.
La batalla por los 'corazones y las mentes' la han ganado, por el momento, los terroristas talibanes. Y lo peor es que, a partir de ahora, cuando los afganos comprueben que los militares comienzan a abandonar el país, tendrán más claro que nunca que deben 'aliarse' con los que, también sin duda alguna, controlarán el país cuando ya no quede ningún soldado extranjero en Afganistán.
Sólo nos cabe esperar que sea precisamente la retirada la que haga que los talibanes, cuyo deseo era expulsar a las tropas extranjeras del país, desistan en su actitud de seguir asesinando. Pero eso es tan sólo un deseo. Veremos cómo es la realidad.


En otro orden de cosas y relacionado con la noticia anterior, encontramos este otro artículo en la misma revista y nuestra pregunta es: ¿ quien será el fotógrafo ?
A hombros de sus compañeros, el sargento primero, Joaquín Moya Espejo, muerto en combate en Afganistán, emprende su último viaje. El fotógrafo capta el momento, pero ¡ay! enfoca el objetivo de su cámara a la ministra de Defensa cuya imagen queda nítida, mientras que el féretro y quienes lo portan quedan difuminados
El objetivo desenfocadolunes, 07 de noviembre de 2011
Luego, los responsables cuelgan la foto en la red sin atender a las más mínimas consideraciones éticas, morales y periodísticas. Lo importante para él o ellos, no parece ser el soldado que ha caído en el cumplimiento de una misión militar en beneficio de todos los españoles; lo que de verdad les importa es que se vea cómo la titular de la cartera ministerial ha viajado a un país tan lejano, ha mirado fijamente a la cámara y ha puesto los labios fruncidos para demostrar su duelo.


Fuentes: http://www.ateneadigital.es/RevistaAtenea/REVISTA/articulos/GestionNoticias_6300_ESP.asp
http://www.ateneadigital.es/RevistaAtenea/REVISTA/articulos/GestionNoticias_6267_ESP.asp

No olvides suscribirte, para recibir todas las entradas, directamente a tu correo.

Ingresa tu correo electrónico:

Recuerda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por correo.

0 Comentarios :

Dejanos tu opinión

Por favor intenta que tus comentarios tengan relación con el tema, que no sean promocionales (spam), ilegales u ofensivos, de otro modo, no serán publicados. ¡Gracias por colaborar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Quieres ver una entrada al azar?

Nuestros vídeos

Loading...

Sigue nuestros vídeos

Google Analytics Alternative