Compartir:

Esta es la introducción a un pequeño homenaje al callejero de algunos municipios de las islas, que cuentan entre sus calles con nombres condecorados con la más alta distinción militar. La entrada completa se puede leer pinchando este enlace

La Cruz Laureada de San Fernando es la máxima y más preciada condecoración militar para premiar el valor heróico en el Ejército Español. La categoría de esta condecoración es tal que los militares poseedores de la misma, solían ostentarla sobre su uniforme en  forma solitaria y exclusiva de las otras medallas y condecoraciones, de las cuales se prescindía, porque su sola presencia era más que suficiente, para resaltar el valor y mérito personal. Ante la presencia de la Laureada todas las otras condecoraciones quedaban eclipsadas. Para su concesión y tramitación hay que cumplir unas exigencias muy estrictas bien determinadas en su Reglamento, debiendo superar un juicio contradictorio. Durante el siglo XIX recibieron esta importante medalla cuatro personajes históricos relacionados con esta Isla, cuyos nombres figuran el viario urbano de Santa Cruz de Tenerife. Tres eran nativos de nuestras islas: Francisco Tomás Morales Alfaro, nacido en Agüimes (Gran Canaria). Nicolás Estévanez Murphy, y Leopoldo O’Donnell Joris, en Santa Cruz de Tenerife. En este último caso, O’Donnell fue condecorado tres veces con la Laureada. El cuarto de los laureados en este mismo siglo XIX, fue el Comandante Valeriano Weyler y Nicolau, quien llegaría al rango de Capitán General, ostentado dicho grado desde 1887 hasta 1930, año de su fallecimiento. Su nombre figura en el de la Plaza que está frente al edificio de Capitanía General, edificio construido por impulso suyo y durante su mando en Canarias.
Edificio de Capitanía General
Valeriano Weyler y Nicolau, fue también distinguido con el título de Marqués de Tenerife. En el desastre político-militar que fueron las guerras de Marruecos, se había establecido una práctica nefasta, contra toda lógica militar sensata. Los ascensos y medallas solían concederse para recompensar un mal entendido heroísmo, que se medía en función del número de heridas recibidas, y no de los resultados militares reales, desconsiderando las pérdidas de vidas humanas, sacrificadas en ataques a pecho descubierto. 

No olvides suscribirte, para recibir todas las entradas, directamente a tu correo.

Ingresa tu correo electrónico:

Recuerda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por correo.

0 Comentarios :

Dejanos tu opinión

Por favor intenta que tus comentarios tengan relación con el tema, que no sean promocionales (spam), ilegales u ofensivos, de otro modo, no serán publicados. ¡Gracias por colaborar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Quieres ver una entrada al azar?

Nuestros vídeos

Loading...

Sigue nuestros vídeos

Google Analytics Alternative