Haciendo un poco de historia....
21 de Julio de 1921 al 9 de Agosto de 1921.
La actuación del Alcántara comenzó  21 de julio de 1921 con el intento de socorrer la posición de Igueriben. Más tarde, al no ser esto posible, protegió la retirada de la posición Annual. Ese día, cuando estaba en Dar-Drius la mayor parte del Alcántara, recibió orden para que saliera en dirección a Annual. Al amanecer partieron los escuadrones, al mando del teniente coronel Primo de Rivera. Al pasar por Ben Tieb recogieron al 5º Escuadrón, que se encontraba destacado en esa posición.
General
Miguel Primo de Rivera y Orbaneja
(1870-1930)
El plan previsto era subir desde Dar-Drius a Izumar, dejando el camino protegido, Y replegarse después a aquel punto una vez pasado el comandante general. Sin embargo, hubo modificaciones ya que el Alcántara llegó hasta Annual.
Por su parte, el general Silvestre partió desde Melilla hacia el frente en las primeras horas del 21 de julio, destacando hacia primera línea los últimos recursos disponibles de sus fuerzas. Hacia las 9 de la mañana llegó a Ben Tieb, donde se detuvo a la espera de que la Caballería terminara de hacer la descubierta. A continuación partieron hacia Annual. Los automóviles se detuvieron al pie de Izumar.
El Alcántara cumplió su misión sin sufrir ningún contratiempo durante la marcha. En el desfiladero de Izumar recibió orden de despojarse de todo cuanto pudiera entorpecer la marcha y el combate, si llegaba a producirse, quedando con montura pelada y armamento.
Una vez en Izumar, el comandante general montó a caballo y marchó con los escuadrones del Alcántara en dirección a Annual. Llegaron alrededor de las 12:30 horas. El Alcántara se detuvo entre la posición de Annual y la de los Regulares.
El comandante general tenía entre sus propósitos amenzar el flanco izquierdo del enemigo hacia Talilit con un Tabor de Regulares y cinco escuadrones del Alcántara para descongestionar el camino de Igueriben y facilitar la acción de las columnas de socorro.
Por la mañana habían salido las fuerzas e hicieron una tentativa para pasar el convoy a Igueriben, bajo el mando del general Navarro, 2º jefe. Comenzó el avance resueltamente, el convoy salió y pasó el rio. Llegaron las fuerzas de protección a detenerse muy cerca ya de Igueriben. Y en esa situación se sostuvieron hasta el mediodía, cuando llegó el comandante general con los escuadrones. Al tener conocimiento de la dificultad de aprovisionar la posición de Igueriben, tomó el mando de las tropas el general Silvestre, quien reiteró por escrito la orden de asaltar la Loma de los Árboles.
A las 16:00 horas de ese 21 de julio y en vista de que los moros partidarios no avanzaban un paso y que las fuerzas europeas eran contenidas por el continuo fuego del enemigo, el general Silvestre ordenó que se dispusiera a cargar contra el enemigo todo el Alcántara, al que se uniría una batería ligera. A continuación el general se puso al frente, seguido de todo su Estado Mayor. Sin embargo, en aquel momento, llegó el teniente  Dalias con un aviso del comandante Llamas (2º Grupo de Fuerzas Regulares), quien aseguraba que era imposible avanzar por la resistencia contraria y que cuanta mas carne se pusiera en el asador sería contraproducente y causaría mas bajas. Aquello hizo desistir al general de la orden dada.
Sólo intervino en la acción el escuadrón de Ametralladoras que, protegido por el primero, fue colocado en el flanco izquierdo. No llegó a intervenir en el combate, pero debió efectuar fuego porque el entonces teniente Martín Galindo declaró que actuó intensamente. Incluso el entonces teniente Troncoso declaró que ese escuadrón se incorporó al resto del regimiento ya con alguna baja debida a su actuación en el flanco de protección del convoy.
El teniente coronel Primo de Rivera transmitió al coronel Manella los deseos del Alcántara de entrar en el fuego con las fuerzas que intentaban introducir el convoy en Igueriben. Pero sin ser oídos presenciaron la caída de Igueriben.
Fracasó por completo el intento de ocupar la Loma de los Árboles, aunque se cree que si el Alcántara, que había traído el comandante general y se hallaba a la izquierda de la línea, hubiera cargado como el general Silvestre proponía y el comandante Llamas le disuadió, hubiera sido posible alcanzar la posesión de la disputada Loma.

El Alcántara permaneció en Annual hasta las 18:00 horas, cuando cayó Igueriben.
El enemigo, una vez que ocupó Igueriben, se corrió hacia Annual rompiendo el fuego donde se encontraba el Alcántara. El general Silvestre le ordenó que se retirase a Dar-Drius, por el atajo de Izumar, para que el enemigo no cortase la retirada. Luego, en Dar-Drius, donde pernoctaron, recibieron nuevas órdenes.
Una sección de Sables y el escuadrón de Ametralladoras se desplegaron en guerrilla sosteniendo fuego con el enemigo. El 3º Escuadrón, que iba a retaguardia, al salir de Annual y en la parte de la carretera llamada ‘El Tobogán’, fue agredido por fuerzas moras, lo que le obligó a combatir  a pie y avanzar con precauciones mientras avanzaba el resto del Alcántara retirándose. Regresó sin más novedad al campamento de Dar-Drius (excepto el 5º Escuadrón que quedó en Ben Tieb) a las 19:30 horas y volvió a tomar el mando de dicho puesto el teniente coronel Primo de Rivera.
A las 19:30 horas de cuentas, el comandante general informó a través de un telegrama directamente al Ministerio y al mismo tiempo al Alto Comisario. Comunicó su fracaso al intentar socorrer a Igueriben con un esfuerzo supremo. Había acudido con el resto de los Regulares y del Alcántara para dirigir tan importante operación. Para asegurar el camino de Annual, que en parte corría paralelamente al frente ofensivo y que el enemigo ponía empeño en cortar con redoblada amenaza, se intentó establecer a última hora una posición para cerrar el Portillo de Beni Azza, entre las llamadas “B” y Yebel Uddía. De la protección de los trabajos se encargo al teniente coronel Primo de Rivera.

Según el Diario de Operaciones de la Comandancia General, la operación fue encomendada para el día siguiente, 22 de julio, a una columna al mando del teniente coronel del Alcántara. Estaba  compuesta por el Alcántara, tres compañías de “Ceriñola” y una compañía de Ingenieros con material de fortificación para establecer la posición referida en el punto que designase el capitán de la 13a Compañía de Policía.


Día 22 de julio


Conforme a lo previsto, el Alcántara salió muy temprano hacia Ben-Tieb, donde recogió al 5º Escuadrón y las unidades de Infantería y Zapadores. Luego se dirigieron a la zona que debían fortificar. Sin embargo, al poco tiempo, observaron que las tropas de Annual se retiraban en desorden y en un estado físico y moral lamentable.
El teniente coronel Primo de Rivera trató de mantener el orden en la columna pero no lo consiguió. Posteriormente se dirigió con dos escuadrones a Izumar y ordenó al resto del Alcántara que escoltara a la columna que se retiraba.
Al llegar a Izumar, se encontró la posición abandonada e incendiada. Volvió a retaguardia de la columna y la acompañó hasta Ben-Tieb. Allí dejó a los Escuadrones 4º y 5º para seguir con el resto del Alcántara dando escolta a la columna hasta Dar-Drius.
Entre tanto, la posición de Ben-Tieb estaba siendo atacada. Una Sección del 5º Escuadrón cargó y obligó al enemigo a retirarse. Luego ordenó el repliegue de las fuerzas de Ben-Tieb y él mismo protegió los dos escuadrones que allí permanecían. Llegaron a Dar-Drius sin ser presionados.
A las 17:30 llegó el general Navarro procedente de Melilla y se hizo cargo del mando de las Unidades por la muerte del comandante general. El general Navarro ordenó la formación de un "Escuadrón Provisional" con los hombres heridos, enfermos y más agotados. Se seleccionó en total 125 hombres con los peores caballos y con cuatro oficiales salieron hacia Zeluan. Llegaron sin contratiempos a la mañana siguiente.


Día 23 de julio


Las posiciones circundantes a Dar-Drius recibieron la orden de replegarse, y el Alcántara se divide en tres núcleos. 
Uno se dirigió a Aint-Kert, otro a Midar, y el tercero, al mando del teniente coronel Primo de Rivera, a Cheif, porque se encontraba en la dirección Tafersit/Dar-Drius que era la más comprometida. La acción del Alcántara fue decisiva para el repliegue de estas posiciones, que a pesar de ello sufrieron numerosas bajas. Por la acción de Cheif, el teniente coronel Primo de Rivera recibió la Cruz Laureada de San Fernando.
Al regresar a Dar-Drius, el general Navarro ordenó la constitución de un convoy, para evacuar heridos y enfermos a Melilla, que iría protegido por el Alcántara.
A las 11:00 salió ese convoy, que se adelantó a los caballos que no podían seguirlo. Al perderlo de vista se oyeron disparos y el Alcántara avanzó al galope. Cuando de aproximó, descubrió que estaba siendo atacado y los heridos rematados. Los Escuadrones cargaron, hacieron huir al enemigo y posteriormente despejaron la carretera para que el convoy pudiera continuar su marcha. Fue escoltado hasta Batel.

Desde Dar-Drius se ordenó al Alcántara volver para proteger la retirada de la guarnición. Aunque la unidad ya se encontraba al límite de sus fuerzas, el teniente coronel Primo de Rivera cumplió la orden y regresó a las proximidades de Dar-Driuss. Allí encontró la columna y se colocó a su vanguardia. Pudo observar una gran concentración enemiga en el flanco izquierdo de la columna, en las inmediaciones del paso sobre el río Igan. El Alcántara cargó repetidas veces. Efectuó las últimas cargas prácticamente al paso y desapareció como Unidad Orgánica (pierde más del 80% de sus fuerzas), pero consiguió que la columna pudiera cruzar el difícil paso.

Deshecho el Alcántara, sus supervivientes, menos de 70 jinetes, se incorporaron a la columna y llegaron con ella a Batel.


Día 24 de julio y sucesivos


La columna partió de Batel a Tistuin, ya que el ferrocarril que existía había sido inutilizado. Permaneció en esa posición hasta el día 29, cuando se vuelve a emprender la retirada hacia la posición de Monte Arruit. Allí quedaron cercados por el enemigo. Los jinetes de Alcántara se encargaron de la defensa de la puerta principal de la posición, que estaba al mando del capitán Triana (Escuadrón de Ametralladoras).

El mismo día 24 comenzó el asedio a Zeluan, en cuya defensa intervinieron nueve oficiales y los 125 de tropa de "Escuadrón Provisional" del Alcántara. El 3 de agosto, con la muerte de prácticamente la totalidad de las fuerzas españolas, terminó la defensa.
El 31 de julio una granada había destrozado el brazo del teniente coronel Primo de Rivera, que fue operado sin anestesia. Falleció el 5 de agosto debido a la gangrena. 
El 9 de agosto las tropas de Monte Arruit se rindieron, pero al salir de la posición el enemigo disparó contra ellos. De toda la guarnición sólo se salvaron 600 hombres que fueron hechos prisioneros. 

En agosto el Escuadrón de Destinos, que se encontraba en la Plaza de Melilla, tomó parte en las operaciones correspondientes a la defensa de la misma. Se incorporó el coronel Emilio Fernández para el mando del Alcántara y durante el mes de septiembre se recibieron incorporaciones urgentes de hombres y caballos para organizar dos escuadrones que empezaron a participar en la reconquista del territorio.


Ordenanza del rey Felipe V sobre los nombres de los Regimientos


“Don Felipe V,... por cuanto por Ordenanza de 28 de febrero de 1.707 establecí los nombres perpetuos que habían de tener mis Regimientos.... ; y conviniendo a Mi servicio, que se restablezca esta regla y sea general para todos los Cuerpos de Infantería, Caballería y Dragones que me sirven en mis dominios de Europa y África, sin que los referidos nombres se varíen, aunque se muden los Coroneles, ni por otros motivos; he resuelto, que todos los Regimientos que se incluyen en esta Ordenanza se nombren perpetuamente en adelante en la conformidad que se sigue: Coronel Alejandro Cecile, Nombre que tenia “Cecile”, nombre definitivo “Alcántara”, siendo su número el 7º.”

Escuela Superior de Aerotecnia

Francmi08

Hoy subimos un vídeo del Ministerio de Defensa, en donde veremos una información sobre las instalaciones más antiguas de la actual Escuela de Técnicas de Mando, Control y Telecomunicaciones (EMACOT) antigua Escuela de Transmisiones proceden de la Academia Militar de ingenieros aeronáuticos que a su vez se construyeron para albergar inicialmente la Escuela Superior Aerotécnica en 1928.
Al año siguiente a su creación fue nombrado director de la Escuela Superior de Aerotécnia el teniente coronel de la Escala de Aviación Emilio Herrera Linares que había realizado los planos personalmente del edificio que más tarde albergaría la citada Escuela.
La Escuela Superior de Aerotecnia comienza a funcionar en febrero de 1930 para formar por primera vez en España ingenieros aeronáuticos. El Consejo Superior de Aeronáutica determinó que dicha escuela debería cubrir también las necesidades de la aeronáutica naval y civil, mucho más desarrolladla que la militar. 
A partir de 1934 se realizaron cursos para mandos de la aviación, destacando como profesores Barberán y Herrera.
En diciembre de 1939 se crea la Academia Militar de Ingenieros Aeronáuticos que se ubica en las instalaciones de la antigua Escuela Superior de Aerotécnia. 
En febrero de 1946 por orden del ministro Eduardo González Gallarza se crea la Escuela de Transmisiones del Ejército del Aire para el perfeccionamiento teórico y práctico del personal que presta su servicio en transmisiones.


Tras diversas vicisitudes el 29 de mayo de 1951 por orden del Estado Mayor del Aire la Escuela de Transmisiones toma asentamiento en el lugar donde actualmente radica. 
En marzo de 1953 la escuela consolida sus actividades de formación iniciándose en sus instalaciones el primer curso completo de especialistas. 
En 1958 con la instalación del simulador de operaciones del Sistema de Defensa Aérea, inicia sus actividades como escuela de controladores de interceptación. 
El 5 de septiembre de 1956 la escuela de transmisiones pasa a denominarse Escuela de Técnicas de Mando, Control y Telecomunicaciones (EMACOT). Un mes más tarde dicha escuela se integra en la base aérea de Cuatro Vientos como unidad independiente.
Actualmente, bajo estos vetustos edificios podemos encontrar una escuela dinámica, moderna y actualizada permanentemente en la que se imparten múltiples y variadas enseñanzas de calidad con el apoyo de nuevas tecnologías.
Ver en YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=kq6kKgxIAeU&feature=uploademail

Distinción para los soldados fallecidos...

Francmi08

El general jefe del Mando de Canarias, César Muro Benayas, sugirió este miércoles al presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, que las Administraciones majoreras “de alguna manera sean generosas y premien de la forma que ellos estimen a estos soldados procedentes de esta magnifica Isla”, en referencia a los fallecidos y heridos del Regimiento Infantería Ligera Soria 9, en Afganistán. En ese sentido afirmó que condecorar a los soldados caídos “no es un deber de la sociedad sino más bien es un derecho” y apuntó que la competencia para ofrecer esta distinción la mantienen las entidades locales e insular, por lo que añade que “creo que la sociedad debe premiar todos los gestos de generosidad o de solidaridad que tanto buscamos potenciar”.
Sobre la respuesta del presidente insular, declaró que Cabrera se mostró “totalmente colaborador” y añadió que ambos se pondrán de acuerdo para visitar próximamente al teniente Agustín Grass y la soldado Jennifer García, que se recuperan en el Hospital Gómez Ulla de Madrid de la amputación de una de sus piernas, que sufrieron durante su misión en Afganistán. Asimismo indicó que se pondrá en contacto con las familias de los militares y que no está previsto que haya “en breve” más desplazados desde la Isla al país asiático, aunque no lo descarta. A este respecto, recordó que la susodicha misión terminará “afortunadamente” a finales de septiembre o principios del mes de octubre, aunque no apunta fechas concretas porque “puede haber cambios por mala meteorología o cualquier cosa y el simple retraso de unos días a quien espera ansioso le supone una pequeña inquietud”. “Ellos saben cuándo deben de volver y las familias también” señaló. 
Muro Benayas realizó este miércoles su primera visita oficial al cuartel del Regimiento de Infantería Ligera Soria 9, ubicado en Puerto del Rosario, donde fue recibido por el coronel, Guillermo Labrado y por una compañía de honores, que ha formado tal y como estipula el protocolo militar. 
Se trata de la primera toma de contacto que realiza el general jefe con las unidades establecidas en Canarias, para obtener nociones iniciales sobre las bases y los regimientos, aunque más adelante volverá para entrar en más detalles, según indicaron a Fuerteventura Ahora fuentes militares. La semana pasada estuvo en Gran Canaria y el próximo viernes acudirá a Tenerife.


Noticia: http://www.canariasaldia.com/noticia.php?noticia_id=283520

El desastre de Annual, Marruecos

Francmi08

El verano de 1921 alrededor de trece mil soldados españoles fueron masacrados por los rebeldes rifeños liderados por Abd El-Krim. El episodio despertó la indignación de la opinión pública.
Annual, Marruecos, julio de 1921. Probablemente, la mayor catástrofe de la historia del Ejército español. Más de diez mil españoles quedaron muertos y despanzurrados en los campos del Rif tras ser el Ejército del General Silvestre desarbolado por las harcas indígenas lideradas por el caudillo Abd El-Krim. Soldados y oficiales españoles se desbandaron, matándose entre sí en muchos casos para hacerse con un transporte con el que huir a Melilla. La mayoría cayeron en el intento. Los que quedaron heridos en el campo fuero hechos prisioneros o torturados hasta la muerte por las tribus rifeñas.
Escritores como Ramón J. Sender, testigo del denominado «desastre» contaron cómo las mujeres indígenas seguían a la retaguardia mora torturando y rematando a los españoles heridos. A muchos les arrancaron las muelas aún vivos para hacerse con el oro de fundas y empastes. A otros los abrieron en canal a golpe de gumía. Hoy pocos lo recuerdan, pero el episodio conmocionó a la sociedad de la época, que de mala gana mandaba a sus hijos a luchar a África. Hacer la «mili» allí era acudir a una guerra colonial, en una tierra árida y hostil que el periodista Manuel Leguineche ha descrito como de «de pita y esparto».
Los restos de la caballería del Regimiento Alcántara
La matanza fue tal que muchos historiadores la identifican como uno de los factores para explicar el fin del modelo de la Restauración. La rabia nacional cuando fueron conociéndose los detalles de la ignominiosa derrota socavó la legitimidad de aquel régimen.
La semilla de la tragedia se había sembrado durante la primera mitad del año. El comandante general de Melilla, Manuel Fernández Silvestre, un militar audaz y afectuoso con la tropa, avanza por el territorio rifeño. Pretende llegar a Alhucemas y dominar la zona española del protectorado marroquí siguiendo una política de mano dura con las tribus locales. Pero algo no va bien. Se cubre de manera muy endeble un frente muy extenso y complejo. Silvestre, testarudo y temerario, decide, pese a las advertencias, continuar el avance. A espaldas de su superior, el general Dámaso Berenguer, alto comisario de España en Marruecos, prosigue el insensato despliegue de unos efectivos mal equipados, dispuestos y dirigidos.

En alpargatas
Calzados con unas rudimentarias abarcas, inadecuadas para moverse por aquel accidentado terreno, equipados con unos fusiles obsoletos y defectuosos, y mandados por unos oficiales más pendientes de encadenar permisos que de la guerra que estaban librando, los soldados españoles combaten la sed y la tensión en blocaos situados a pleno sol acechados por los guerreros nativos que desde los cerros colindantes contemplan la absurda operación hispana esperando su momento.
Un blocao español cerca de Melilla en 1912
Ya en el mes de junio llega un primer aviso. Siguiendo órdenes de Silvestre, el comandante Villar avanza con cerca de 1.500 hombres hasta el mogote de Abarrán e instala allí un parapeto que quedará con una dotación de 26 artilleros y unos 250 soldados, 200 de ellos indígenas. En cuanto la columna de Villar, se retira del inhóspito paraje, las huestes de Abd El-Krim comienzan a tirotear la posición. Los españoles se afanan en contener a sus supuestos aliados indígenas, que se han pasado al enemigo, y en defenderse a cañonazos del ataque. La munición dura cuatro horas. Después los defensores son avasallados y pasados a cuchillo.
Artilleros defendiendo la posición
Es el anticipo de la masacre inminente. El siete de junio, las fuerzas del comandante Julio Benítez toman la posición de Igueriben. Por esas fechas, según relata el historiador Juan Pando Despierto, Berenguer informa al Gobierno de que «nada ofrece el Rif que pueda ocasionar la menor alarma ni inquietud». Los hechos demuestran pronto lo equivocado que está. El 17 de julio, Abd El-Krim lanza una sangrienta emboscada sobre el convoy de abastecimiento de la posición de Igueriben. A partir de ese momento, Benítez y los suyos quedan cercados. Sufrirán cuatro días de asedio, sin agua, y con el parapeto rodeado de cadáveres. «Los oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden», escribirá Benítez a unos jefes que no logran hacerle llegar auxilio. Silvestre asiste desesperado a la sangría que supone cada intento de romper el cerco.

Silvestre sale «con todo»
Encolerizado, harto de pedir en vano refuerzos a Berenguer, Silvestre le comunica el día 20 que la «humanidad y la dignidad» exigen auxiliar a Benítez e informa de que con tal propósito sale de Melilla «con todo». «Con todo» quiere decir que la plaza queda totalmente desguarnecida. Los habitantes de la ciudad verán partir casi todas las fuerzas que la custodiaban. Solo regresarán unos pocos errabundos, desechos y relatando entre delirios las atrocidades que están teniendo lugar extramuros de la ciudad. Los melillenses, que temen un inminente asalto rifeño, quedarán sumidos en un pánico que solo la llegada de los primeros efectivos de la Legión enviados desde la Península aplacará.
Cuando la Legión llegó a Melilla estuvo todo el día desfilando para calmar a la población
Tras la caída de Igueriben, en la que perecen Benítez y casi todos sus hombres, un Silvestre cada vez más desquiciado decide evacuar el campamento de Annual. En una retirada caótica y hostigada por un intenso fuego enemigo, oficiales y soldados huyen, algunos incluso se acuchillan entre sí por hacerse con un puesto en alguno de los camiones que a toda velocidad corren a Melilla. 
Los españoles se agolpan despavoridos por un terreno sobre el que no dejan de llover balas. Huyen y chillan, pero salvo ejemplares excepciones, no se defienden. La mayoría murieron. También Silvestre, del que no se supo más. Aunque circularon diferentes versiones, lo más probable es que ante la debacle optara por pegarse un tiro. En Madrid, el Gobierno y el Rey Alfonso XIII suspenden sus vacaciones y se decreta el envío urgente de refuerzos a Melilla. Pero es tarde. La escabechina y el oprobio son ya irremediables.

Noticia:
Día 19/07/2011 - 09.19h

Hechos relevantes, aniversarios de un 21 de julio

Francmi08

Hechos que ocurrieron un 21 de Julio en diferentes años. No hay que decir que aquí no está todo lo que sucedió en el mundo tal día, sino que hemos puesto los hechos que nos han parecido más destacados o relevantes por su significado.
El 21 de julio es el bicentésimo segundo (202º) día del año del Calendario Gregoriano y el 203º en los años bisiestos. Quedan 163 días para finalizar el año.
365 d. C..-En la isla de Creta (en el mar Mediterráneo) ocurre un terremoto de 7,4 grados en la escala de Richter (XI grados de Mercalli), y produce miles de muertos.1
369 d C.- En Italia, un violento terremoto destruye la villa de Benevento (a 50 km al noreste de Nápoles), provocando la muerte de miles de personas.
1454.- Enrique IV de Castilla es proclamado rey de Castilla tras la muerte de su padre, Juan II de Castilla, en Valladolid.
1535.- Conquista de Túnez por la expedición armada que organizó Carlos I de España.
1568.- Tiene lugar la batalla de Jemmingen en los Países Bajos, con victoria aplastante del ejército de la corona española.
1588.-La Armada Invencible, flota española, se ve sorprendida por las tormentas al rodear el arcipiélago británico por el norte.
1847.- España firma un tratado de paz y amistad con el Gobierno boliviano, en el que reconoce la independencia del nuevo país.
1861.- Primera Batalla de Bull Run en la Guerra Civil Estadounidense.
1906.- En Francia, Alfred Dreyfus es reintegrado en el Ejército y condecorado con la Legión de Honor.
1906.- Por mediación de Roosevelt y de Porfirio Díaz se firma la paz entre Guatemala, El Salvador y Honduras.
1912.- Albania se subleva contra la dominación turca.
1917.- Lanzamiento por los alemanes de las primeras bombas de gases asfixiantes durante la I Guerra Mundial.
1921.- Guerra de Marruecos: Desastre de Annual, el ejército español sufre una grave derrota en las cercanías de Annual.
1925.- "Viernes rojo" en Gran Bretaña: para evitar una huelga, el primer ministro otorga a los mineros un adelanto especial a la espera de una negociación.
1928.- Sublevación militar en varios estados de México.
1930.- Se inaugura el aeródromo de Palomar de Zaragoza.
1938.- Se firma en Argentina el tratado de paz entre Bolivia y Paraguay que dio fin a la Guerra del Chaco.
1940.- Alemania inicia los planes de ataque contra la URSS durante la Segunda Guerra Mundial.
1942.- Erwin Rommel elabora un informe pesimista sobre la situación en África.
1944.- Comienza la batalla de Guam.
1940.- II Guerra Mundial: Alemania inicia los planes de ataque contra Rusia.
1956.- Reunión en Panamá de 19 presidentes americanos, que firman una declaración en favor de la paz y la libertad.
1969.- A las 2.56 (hora internacional UTC) Neil Armstrong, comandante de la misión Apolo 11, pisa la superficie lunar; y poco después lo hace Edwin E. Aldrin. Son los primeros pasos del hombre sobre la Luna.
1969: Francisco Franco presenta ante el Consejo del Reino la designación de Juan Carlos I como sucesor al trono.
1977.- Denegada la legalización de Acción Republicana de España.
1978.- Golpe militar en Bolivia. El general Pereda asume la Presidencia.
1979.- Severiano Ballesteros gana el primero de sus tres Open Británico de golf.
1983.- En la Base Vostok de la Antártida se alcanza la temperatura más baja registrada por el hombre, -89,2° celsius.
1986.- ETA ataca con granadas anticarro la sede del Ministerio de Defensa en Madrid: 10 heridos y daños de consideración en la fachada del edificio.
1997.- La Audiencia Nacional de España condena a penas que sumaron 109 años de cárcel a los tres miembros de la banda terrorista ETA, que tramaron un atentado contra el Rey Juan Carlos.
2008.- Los servicios de Seguridad serbios detienen a Radovan Karadzic, ex líder de los serbios de Bosnia y presunto criminal de guerra buscado por la justicia internacional.

Condecorados en Herat...

Francmi08

NOTAS DE PRENSA- MDE
12/07/2011
-El contingente español en Herat condecorado con la medalla de la OTAN
El contingente español destacado en la base de apoyo avanzado (FSB) de Herat ha sido condecorado con la medalla de la OTAN ‘No artículo nº 5’, en un acto celebrado en la Plaza de España de dicha base.
ministerio de defensa de España
El acto de imposición de las medallas ha sido presidido por el jefe de la FSB de Herat, coronel Fulgencio Saura, a quien ha acompañado el coronel Andrés Neira, jefe de Estado Mayor del Mando Regional Oeste (RC-West) de ISAF.
ministerio de defensa de España
Las autoridades presentes han otorgado  un total de 128 medallas al personal del contingente español en la FSB de Herat, en una ceremonia breve en la que también se ha hecho entrega de diplomas de mérito al conjunto de los intérpretes de la FSB.
En su intervención antes de concluir el acto, el coronel Saura ha resaltado la importancia del trabajo en equipo como base para la consecución de objetivos, así como la importancia de los intérpretes, enlaces críticos con una lengua, una cultura y una religión diferente para el personal español destacado en Herat.
-Entrega de Despachos en la Academia de Suboficiales del Ejército de Tierra
La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha presidido hoy por primera vez la entrega de Reales Despachos a los 530 sargentos de la XXXVI promoción de la Academia General Básica de Suboficiales (AGBS) del Ejército de Tierra en Talarn (Lérida).
mde.es
La ministra hizo entrega personalmente del Real Despacho y la Cruz del Mérito Militar con distintinto blanco al número uno de la promoción, sargento Raúl Gil, del Arma de Caballería, quien también recibió del representante de Interior del Gobierno autonómico catalán,  una reproducción de la espada del rey Jaime I El Conquistador, (quién por cierto murió donde yo nací) tal como marca una tradición iniciada en 1980 que sirve para  evidenciar las buenas relaciones  que mantienen ambas instituciones.
mde.es
Junto a la condición de sargentos del Ejército,  estos alumnos salen de la Academia con la titulación equivalente a la de técnico superior general de enseñanza.


Noticia: 
http://www.defensa.gob.es/gabinete/notasPrensa/2011/07/DGC_110712_condecoraciones_herat.html

http://www.defensa.gob.es/gabinete/notasPrensa/2011/07/DGC_110712_Entrega_despachos_AGBS.html

Intersindical Canaria, censura que la toma de posesión del jefe del Mando de Canarias coincidiese con el 18 de Julio.
(IC) ha remitido una comunicación a la ministra de Defensa, Carmen Chacón, manifestándole su desacuerdo con el desarrollo del acto de posesión del jefe del Mando de Canarias y exigiéndole una explicación pública sobre la coincidencia del mismo con la fecha del 75 aniversario del inicio de la Guerra Civil, tal y como ha informado el sindicato en una nota de prensa. Para IC, "resulta incomprensible la coincidencia de los actos de toma de posesión del jefe del Mando Militar de Canarias con el 75 aniversario del alzamiento militar que, el 18 de julio de 1936, originó la Guerra Civil española y dio paso a la dictadura franquista".
   Según el sindicato, "este hecho en ningún modo puede atribuirse a la casualidad, motivo por el cual alguien ha diseñado una estrategia para convertir la designación del teniente general Cesar Muro en una evocación fascista, dándose además la circunstancia de que al acto se le ha pretendido dar un especial carácter propagandístico con la participación de una desproporcionada presencia de tropas que ocupó e interceptó la circulación viaria en la zona más céntrica de Santa Cruz de Tenerife". Intersindical Canaria ha asegurado que, en actos similares, "en ninguna zona militar española ha tenido analogía este proporcionado y extravagante alarde militarista, razón por la que habría que preguntarse si al acto castrense de este 18 de julio, precisamente en Canarias, también se le ha pretendido dar un contenido de carácter colonial".
   "En estas circunstancias, la presencia de las máximas autoridades civiles canarias como los presidentes del Gobierno y del Parlamento, no hacen sino añadir sonrojo a la población del Archipiélago ante la evidencia de que sus representantes institucionales son incapaces de guardar distancias ante actos con connotaciones totalitarias", concluye el sindicato.


SANTA CRUZ DE TENERIFE, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -
NTICIA: http://www.europapress.es/nacional/noticia-ic-censura-toma-posesion-jefe-mando-canarias-coincidiese-18-julio-20110719122708.html

JMJ de Madrid, jóvenes militares...

Francmi08

La XXIV Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) tendrá lugar en Madrid del 15 al 21 de agosto de 2011, bajo el lema: «Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe» (cfr. Col 2, 7). Con este evento el Papa Benedicto XVI convoca a los jóvenes de todo el mundo para mostrar a Jesucristo como roca sobre la que fundamentar el sentido de la propia vida.
Desde que se supo la noticia de dicho acontecimiento el Arzobispado Castrense de España elaboró un plan pastoral encaminado a que la labor de los Capellanes castrenses suscitara la participación de nuestros soldados y cadetes españoles en los actos del JMJ-2011 y a la vez fuera diócesis de acogida para los jóvenes militares católicos que lleguen de otros países pertenecientes a los diversos Ordinariatos Militares.
Hace dos años la Delegación de Juventud del Arzobispado Castrense formó con un grupo de jóvenes capellanes militares la Comisión Central de la JMJ-Castrense, a ellas se han unido posteriormente militares jóvenes pertenecientes a las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del Estado Español. Los trabajos del primer año fueron encaminados principalmente a la recepción de la “la Cruz peregrina” y el Icono de la Virgen que estuvo en nuestra jurisdicción castrense desde el 26 al 31 de marzo del 2010, siendo recibida por muchos jóvenes militares en la Catedral Castrense, luego pasó por algunas Parroquias, instituciones militares, Hospital Central de la Defensa “Gómez Ulla” y el Establecimiento Penitenciario Militar. Entregándose a la diócesis anfitriona de Madrid en un acto solemnísimo en la plaza de Oriente de dicha ciudad.
El curso 2010-2011 de la diócesis castrense española ha estado centrado en la preparación pastoral y espiritual a todos los niveles. Fue tema de estudio en los cursos de formación del clero castrense, se ha preparado material catequético, se han tenido retiros y vigilias de oración, se ha dando la máxima información por cuarteles, academias y centros de los distintos ejércitos, llegando incluso a los militares que están en las diversas misiones internacionales en la que participa nuestro país.
Los mismos seminaristas del Seminario Castrense Juan Pablo II se han convertido en los primeros agentes en la difusión del evento en el mundo militar y son parte activa, junto con más de 50 voluntarios para JMJ-Castrense y del Centro de Acogida que se instalará, a partir del 14 de agosto, en las dependencias anexas a la Catedral Castrense. El templo, por encontrarse ubicado en el mismo centro histórico de Madrid será un punto neurálgico para los jóvenes del JMJ. Así mismo, en la Iglesia de las Fuerzas Armadas Españolas se encontrarán el Santísimo Cristo de Mena custodiado por miembros de la Legión y que participará en la estación undécima del Vía Crucis del 19 de agosto, representando al Arzobispado Castrense y a la diócesis hermana de Málaga donde tiene su sede. También, estará las reliquias de San Juan de Ávila, uno de los patronos de esta JMJ-Madrid, y que se espera que pronto sea declarado Doctor de la Iglesia.
Los datos confirmados hasta el 15 de Julio arrojan una participación de 600 jóvenes militares españoles uniformados, a eso hay que añadir más del doble de esa cifra que van como miembros de sus parroquias territoriales y movimientos. Procedentes de 17 países vendrán más de 700 jóvenes militares uniformados. Todos ellos además de participar en los Actos Centrales del JMJ-Madrid, tendrán unos encuentros propios castrenses organizados por nuestra diócesis y que comienzan el miércoles 17 de agosto, con la recepción del Contingente Militar en la plaza de Armas de la Base Aérea de Cuatro Vientos, dando la bienvenida a los Obispos Castrenses y acompañantes.

 En la mañana del día siguiente, en la Puerta del Príncipe del Palacio Real de Madrid, presidido por el Cristo de los Alabarderos, tendrá lugar el acto a las banderas de los ejércitos participantes en el JMJ y habrá una oración por los soldados de todos los tiempos que han dado la vida en defensa de su país. El viernes 19 a las 12:00h, celebración de los Sacramentos de la Iniciación Cristiana en la Iglesia de San Francisco el Grande donde participarán jóvenes militares españoles y de los otros países.
Estos y otros muchos datos de la participación de los jóvenes militares en la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, revela cómo la labor de la Iglesia está presente en esta parcela pastoral tan específica, que por su forma de vida requiere una presencia cercana, testimonial, misionera y creativa del Evangelio de Cristo. Con la confianza puesta en Dios, por la intercesión de nuestro querido Beato Juan Pablo II iniciador de este gran encuentro evangelizador de la juventud, las nuevas generaciones militares de todo el mundo, puedan repetir aquello que pronunció un hombre de las milicias romanas a los pies de Jesús Crucificado y Abandonado: “Verdaderamente Éste era el Hijo de Dios” (Mt 27,54).


Noticia: http://www.agenciasic.es/2011/07/18/jovenes-militares-con-el-papa-en-la-jmj-de-madrid/
Enlaces:
RECOMENDADO http://bajolaoscuridaddelfaldon.blogspot.com/2009_10_29_archive.html
 http://www.lasprovincias.es/20110227/comunitatvalenciana/alicante/llega-alicante-cruz-peregrina-201102271315.html
http://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2011/05/05/cruz-peregrina-papa-llega-malaga/420014.html
http://www.huelvainformacion.es/article/huelva/948787/la/cruz/peregrina/la/juventud/llega/huelva.html
Vídeo del Cambio de guardia en el Palacio Real de Madrid

Así fue el 18 de Julio...

Francmi08

Siguiendo con la conmemoración de la Guerra Civil Española, hemos encontrado una entrevista en el diario El País, hecha a dos ex-combatientes de aquella contienda y que 75 años después se conocen y nos relatan parte de sus vivencias. El autor es Luis Gómez y el relato comienza así:
Escúchame, así fue el 18 de Julio....

La Guerra Civil no estalló para todos el mismo día. El golpe se fraguó entre el día 17 y el 21 de julio de 1936. Testigos vivos de aquel momento narran para EL PAÍS cómo les llegó la noticia 75 años después. Dos excombatientes de ambos bandos sellan su encuentro con un abrazo
La mayoría recuerda aquel sábado 18 de julio de 1936 como un día de mucho calor. Un calor espantoso. Pasados muchos años, abuelas de Córdoba contaban a sus nietos para un trabajo del instituto que “la gente sabía que iba a empezar la guerra porque unos días antes corrían estrellas por el cielo”. La memoria de aquel fin de semana es imprecisa y hay una razón que lo explica: el inicio de la guerra, o el golpe, no acaeció para todos el mismo día, ni a la misma hora. Cuando testigos aún vivos echan la vista al pasado, 75 años atrás para ser exactos, sitúan el comienzo de la contienda el día en el que vieron algún muerto por la calle o llegaron noticias por sus padres de que algo grave estaba pasando en España. A casi todos, la noticia les llegó por los periódicos (previa censura) y, sobre todo, por la radio.
Mauthausen
No fue el caso de Emilio Caballero, residente en París, que se encontró con la guerra de bruces: estaba trabajando en el campo cuando le vinieron a llamar porque unos guardias civiles se estaban llevando gente. Sucedió en Mahora, provincia de Albacete. Pudo ser entre el 19 y el 25 de julio, porque allí la sublevación duró una semana y terminó fracasando. La cuestión es que Emilio Caballero se encontró en un camión con una escopeta en la mano. No recuerda mucho más. Todo lo que había hecho hasta entonces era pintar la hoz y el martillo en algunas tapias del pueblo. Poco después estaba en Teruel defendiendo junto a varios compañeros un nido de ametralladora que no sabía manejar. Se salvaron dos. “Nos abrasaron”, dice. Fue un superviviente durante años: formó parte de una brigada mixta que actuó durante la guerra como fuerza de choque. Pasó a Francia. Luego fue enviado al campo de concentración de Gusen, vecino a Mauthausen, el campo en el que solo uno de cada nueve prisioneros salvó la vida. Y él superó todos esos obstáculos. Tiene 94 años y su mujer advierte que no se le haga hablar mucho porque ya se cansa.
José Utrera Molina
Así que Emilio Caballero se encontró con la guerra de cara un día impreciso de mediados de julio. Probablemente no fue el día 18. Sí lo fue para José Utrera Molina, que tenía 10 años aquel día y se encontraba jugando al fútbol cuando escuchó lo que parecían unos fuegos artificiales. En Málaga, la sublevación duró dos días y fracasó. Recuerda una sensación extraña las primeras horas, la preocupación de sus padres por otros miembros de la familia que residían en distintos puntos de España, la impotencia a la hora de comunicar con ellos, la falta de noticias. Supo que a las 48 horas de aquellas explosiones, al padre de su amigo Ignacio Burgos lo tiraron a la calle por un balcón. Para José Utrera, presidente de la Fundación Francisco Franco, dos veces ministro con Carrero Blanco (Vivienda y Secretaría General del Movimiento), el comienzo de la guerra significó siete meses encerrado en casa sin salir.
La sublevación estalló el día 17 en Melilla. El 17 a las 17 horas fue la orden de salida emitida por el general Mola. Según algunos historiadores, el citado general concedió cierta flexibilidad a los destacamentos de las demás provincias para que cada cual eligiera según las circunstancias la fecha y la hora en la que podían divulgar el bando de guerra. Otros autores sostienen que la dispersión de fechas fue consecuencia de cierta incompetencia por parte de los sublevados. Por lo que respecta al día 18 de julio, aquel día solo se sublevaron cinco capitales de provincia; la mayor parte (24) lo hizo el día 19, si bien una mayoría durante la madrugada del 18 al 19, según las cifras que aporta el historiador Francisco Alía Miranda en su libro Julio de 1936 (editorial Crítica), uno de los más recientes sobre el golpe.
Alfredo Salas Viu (izqda) y José L. Rodriguez Viñals
Aquel fin de semana de mediados de julio de 1936 hubo normalidad en algunas partes de España. En otras, tiroteos y víctimas. El domingo 19, mucha gente acudió a las playas de la Albufereta y de San Juan en Alicante, según cuenta la prensa local. No muy lejos de Madrid, en la sierra de Navacerrada, se celebró la tradicional prueba ciclista de la Subida a los Puertos, que se adjudicó el ciclista sevillano Antonio Montes. El lunes 20 abrieron los comercios en muchos puntos de España como si tal cosa. El 21 hubo mercado en Madrid, el principal objetivo de los sublevados: se había producido ya el asalto al cuartel de la Montaña con un trágico balance de muertos.


[+/-] Ver / Ocultar Vídeo

Las noticias se extendieron por la radio al resto de España de una forma confusa y contradictoria, porque junto a la sublevación sobrevino una campaña propagandística por ambas partes. Cada uno utilizó las ondas en su provecho: 
los sublevados, para anunciar su victoria, y el Gobierno, para afirmar que una sublevación había estallado en África y estaba siendo eficazmente neutralizada. 
El historiador Francisco Alía cuenta cómo la exclusiva del golpe llegó antes al extranjero que a España, merced a un cable enviado por Lester Zifren, el corresponsal de United Press en Madrid. Utilizó unas palabras clave para evitar la censura. Donde se refería a la enfermedad de su madre quiso decir lo siguiente, una vez traducido el mensaje:
 “Legión extranjera de Melilla se subleva. Declarada la ley Marcial”.
Las comunicaciones por teléfono quedaron interrumpidas tras el golpe. Entre Madrid y Barcelona, donde los milicianos lograron evitar la revuelta en numerosos enfrentamientos armados, no se restablecieron hasta el día 22 de julio. Ese día se firmaron largas colas en la central telefónica de gente que buscaba noticias de sus familiares en otras partes de España.
La radio vaciló durante horas. Hubo demasiado optimismo. “De nuevo habla el Gobierno para confirmar la absoluta tranquilidad en toda la Península”, escuchó Carmen Arrojo el 18 de julio en su casa de la calle de Bailén (Madrid), donde aún vive a sus 93 años. Recuerda la orden que le dio su padre a su madre al escuchar los mensajes: “La chica, que no salga de casa”. Y recuerda sobre todo el discurso de Dolores Ibárruri, La Pasionaria, por radio a última hora, cuando selló el famoso “¡No pasarán!”. “No era una sublevación. Era una guerra”, afirmó su padre, interventor en el Ayuntamiento. Carmen, con 18 años y perteneciente como su hermano a las Juventudes Socialistas, convenció a su madre para que la dejara salir a comprar víveres. Su hermano se había marchado a Navalperal para incorporarse a las milicias, “porque pensaban que las fuerzas de los sublevados vendrían por el Norte”. Durante aquel paseo por las calles de Madrid se acercó hacia la plaza de San Andrés, donde vio a unos falangistas refugiados en el interior de una iglesia pegando tiros a la calle. Tiempo después, su casa de Bailén se convirtió en un observatorio de la artillería y ella, con 18 años, terminó organizando un comedor para combatientes primero, varios talleres de confección más tarde y una guardería para niños huérfanos por los bombardeos bien avanzada la guerra. La voz de Carmen fluye todavía con un aire juvenil y la memoria no le falla un detalle.
La sublevación triunfó en Galicia el día 20 de julio. En una misma jornada cayeron las cuatro provincias. “Esos días el cielo se puso rubio (rojo)”, recuerdan en la casa de Ferreirós de Arriba donde vive Daniel Visuña, más conocido en el pueblo como Benito. A sus 99 años es el último natural de O Courel vivo de los que formaron en las columnas gallegas que marcharon hacia Asturias. El Ayuntamiento de Folgoso do Courel, en el sureste de Lugo, fue tomado por la Guardia Civil y falangistas al mando del capitán López de Haro. Daniel Visuña no fue precisamente voluntario: “Voluntario, hostias. De aquí llevaron a O Courel entero, y yo venía de hacer la mili en Marruecos”. Fue soldado de infantería, jefe de cocina en Teruel y acabó entrando en Barcelona. La metralla que le surca la frente no sabe de dónde vino. 
Daniel Visuña
Dos parroquias más abajo, en Seoane do Courel, vive todavía José Isauro Parada, de 90 años, otro de los últimos voluntarios gallegos de la Guerra Civil. “¿Era usted franquista?”. “Era, claro. Por nada. Tenía 15 años, aquí se supo que empezó el jaleo por la radio. Para enterarnos fue uno de Seoane a Quiroga [junto a Pedrafita, otro de los ayuntamientos de O Courel] con una pistola pequeña en el bolsillo del chaleco. Luego esto se llenó de soldados, y los que estaban del lado de los comunistas marcharon todos”. Parada salió de Ferrol en 1938, paró en Palma de Mallorca y acabó en Cartagena, ya con la guerra terminada. “No disparé una sola vez, pero en Cartagena me obligaron a ver cómo fusilaban a dos presos republicanos. Uno era de Ferrol. A ese hubo que pegarle cuatro tiros”. Parada acabó de cartero en la Comandancia de Cartagena.
José L.Rodriguez Viñals


El estallido de la guerra no pareció ser una sorpresa para nadie en España. Un clima de sublevación antecedió al 18 de julio. El propio golpe tardó en fraguarse entre el día 17 y el día 21 de julio, cuando se sublevaron cuatro provincias (Almería, Guadalajara, San Sebastián y Toledo). Nadie discute que el golpe militar fue un suceso esperado. Al Gobierno habían llegado numerosas noticias de encuentros entre jefes militares, de transporte de armas por la frontera de Navarra para nutrir a los requetés. Era un golpe anunciado y de ahí se derivan algunos traslados de altos mandos y cómo el Gobierno se procuró a los militares más fieles en los principales acuartelamientos de Madrid.
La guerra tardó en convertirse en parte de la vida cotidiana de los españoles hasta que pudiera hablarse de frentes, de movimientos de tropas, de reclutamiento. José Luis Rodríguez Viñals tenía 16 años aquel 18 de julio. Pasaba el verano en un cortijo cerca de Montemolín, al sur de Badajoz. Preparaba el último curso de bachillerato con un párroco de Zafra. Le habría gustado ser médico. Recuerda una mañana con cortes de luz: “Sería mi madre quien puso la radio, recuerdo que se trataba de una de la marca Emerson y escuché noticias no habituales. Recuerdo también que la radio emitía músicas militares por la tarde. Y recuerdo a mis padres preocupados”.
Dos o tres días después llegó a su casa una cuadrilla de hombres armados con escopetas para llevarse a su padre a presentarse ante el comité local. José Luis le acompañó. Su padre suplicó ser encerrado en el Ayuntamiento de Montemolín y accedieron a su súplica. “Cuando vi a unas mujeres echando gasolina junto a la puerta del Ayuntamiento, quedé vacunado del todo”, confiesa José Luis Rodríguez. Algunas personas evitaron aquel conato de incendio y su padre llegó a ser liberado posteriormente cuando Badajoz pasó a manos de los sublevados. Unos años antes, José Luis había sido testigo de cómo una turba “acuchillaba de todas las formas posibles a un guardia civil que terminó desangrado casi a mis pies” y cómo semanas después un grupo de gente despavorida puño en alto hacían de las suyas por las calles de Zafra. “Mi padre vio llegar con optimismo la República, pero poco después comenzó a quejarse de lo que estaba sucediendo en la provincia: quema de siembras, tala de árboles, palizas, muertes, agresiones, quema de iglesias. Puedo decir que para entonces lo había visto todo”.
Alfredo Salas tenía un año más que José Luis. Vivía en Madrid, en la calle de Eloy Gonzalo. Había acabado en junio sus estudios de bachillerato. También quería ser médico. De los 15 compañeros de clase del Instituto Escuela, donde estudiaba, ligado a la Institución Libre de Enseñanza, seis terminaron siendo médicos. Él era el pequeño de 10 hermanos. Recuerda por aquel entonces la confusión de noticias en Madrid, el sonido de algunos disparos, pasear con su novia y ver algunos muertos en la calle, probablemente fusilados. “Recuerdo un clima de terror aquellos días”. El comienzo y el final de la guerra le pilló en su casa de la calle de Eloy Gonzalo.
José Luis fue reclutado por el ejército de Franco en 1938, cuando cumplió los 18 años. Su instrucción apenas duró unas semanas, “lo suficiente para aprender el manejo de un fusil y de las bombas de mano”. A mediados de noviembre fue enviado al frente de Madrid. Allí estuvo hasta el final de la guerra. Alfredo tuvo un recorrido más largo. “Se evacuó Madrid en noviembre”, recuerda. Su familia se trasladó a Denia (Alicante), y allí su amigo Rómulo Negrín, hermano del líder socialista Juan Negrín, le convenció para hacerse piloto. Nunca había volado. El hecho de tener estudios le permitió superar un examen. Y así acabó en Moscú tras un largo viaje y un primer periodo de formación de tres meses. Nuevo examen para ser piloto de caza, que suspende en las pruebas físicas, ante lo cual debió continuar su aprendizaje como observador de bombarderos durante casi seis meses.
Son testigos vivos. Memoria de aquella guerra, de la “guerra de nuestros abuelos”, como tituló el profesor Aurelio Mena Herrero un trabajo que mandó realizar en 1995 a sus alumnos de bachillerato del instituto Mariano José de Larra de Aluche (Madrid). Aurelio le pidió a los estudiantes que entrevistaran a sus abuelos, y el trabajo, condensado como un pedazo de memoria oral, se divulga a través de Internet. Aurelio, ya jubilado, se había inspirado en varios autores que utilizaron la memoria oral para algunas de sus obras (Benito Pérez Galdós, por ejemplo, a la hora de escribir Trafalgar), pero sobre todo tomó nota del primer y casi único libro de memorias orales sobre la guerra civil española, el escrito por el historiador inglés Ronald Frazer (Recuérdalo tú, recuérdalo a otros, editorial Crítica). Siendo la Guerra Civil uno de los acontecimientos bélicos con mayor bibliografía (solo superado, según algunos autores, por la II Guerra Mundial), está escasa en testimonios orales de ambos bandos. Ahora quizá sea tarde.


Siempre ha habido entre los expertos un debate entre historia y memoria, y esta ha estado protagonizada en los últimos años por testimonios del bando republicano como producto de la actividad de múltiples asociaciones cívicas. “Los nietos han protagonizado la memoria”, explica el historiador Manuel Ortiz Heras, de la Universidad de Castilla-La Mancha, “pero solo desde un bando, porque el bando que ganó se reivindicó y tuvo una transición tranquila. La izquierda llegó pronto al poder tras el franquismo y no consideró una prioridad recuperar la memoria. Se cambiaron los nombres de algunas calles y poco más. No hubo ajuste de cuentas. La memoria no es una metodología que goce de prestigio. Ahora es tarde”. Pere Ysas ha trabajado estos años en el CEFID (Centre d’Estudis sobre les Èpoques Franquista i Democràtica), de la Universidad Autónoma de Barcelona, donde se han recopilado y grabado multitud de testimonios sobre la guerra y el franquismo. “Ha habido muchos proyectos de recogida de testimonios orales, pero ha sido un empeño tardío. Se empezó a trabajar en ello en los años ochenta. Lo que hay es una notable dispersión. No hay un gran centro de la memoria. Hay un patrimonio no agrupado sin un proyecto común que lo haya conducido”, reconoce Ysas. Finalmente, Manuel Ortiz se pregunta si hay una historia oficial que se enseñe en los institutos: “El problema está en la calle. ¿Qué historia de la Guerra Civil nos han contado? ¿Quién se ha leído un libro sobre la Guerra Civil? Porque en las clases de historia se ha pasado de puntillas por esta parte de nuestra historia. La mayoría de los jóvenes sufren una ignorancia supina sobre este conflicto”.
Volvamos sobre José Luis Rodríguez y Alfredo Salas, uno en la infantería de Franco y el otro en la aviación republicana. Ambos coincidieron en Madrid el mismo día del final de la contienda. José Luis estaba en las trincheras de la Casa de Campo. “Ya se notaba poco movimiento. Una semana antes apenas se pegó un tiro, así que el día 30 de marzo de 1939 nos dieron órdenes de entrar en Madrid en fila india por las dos aceras y con el arma cargada”. José Luis perteneció a las primeras tropas que entraron en Madrid. Se dirigieron a la plaza de España y allí les ordenaron colocar una bandera de España en la boca de un cañón. “Me encontré un ambiente sucio y hambriento. Triste. Gente macilenta. Lo que me sorprendió fue cómo a las pocas horas apareció una multitud con banderas nacionales y de Falange”.
Alfredo no debió de estar muy lejos en aquel momento. Esperaba acontecimientos en su casa de Eloy Gonzalo. Estaba de permiso: tantos meses de formación en Rusia apenas sirvieron de algo. No llegó a entrar en combate por falta de bombardeos: “Se quedaron en la frontera y no pasaron a España”. Así que la espera la consumió entre la academia de San Javier (Murcia) y un aeródromo de Cuenca. Tenían un Katiuska bastante machacado que utilizaban para hacer vuelos de entrenamiento. Le dio tiempo para casarse. Su mujer por entonces estaba embarazada.


El avión Tupolev SB-2 -Katiuska- (B-5) en vuelo

Era un bimotor, monoplano, con tres tripulantes: el bombardero en la proa acristalada, detrás iba el piloto, a la altura del borde de ataque y en el puesto dorsal el ametrallador de cola.


José Luis y Alfredo no se conocieron hasta que, 75 años después, aceptaron hacerse una foto juntos para este reportaje. Ninguno de los dos puso el más mínimo reparo ni quiso saber algún detalle del otro. “Tenga en cuenta que yo no le he guardado enemistad a nadie del otro bando”, diría después José Luis, “aquella guerra fue inevitable y muchos combatieron en un bando por razones geográficas”. La cita tuvo lugar en el cerro de Garabitas, al caer la tarde, un lugar cercano a la Casa de Campo, donde se mantuvo el frente del asedio a Madrid durante casi tres años.
Ambos habrían podido ser médicos, pero la guerra cortó sus estudios. José Luis terminó siendo abogado, y Alfredo, empresario, después de haber hecho otra mili en el norte de África, experiencia que le sirvió para ser cónsul de Uganda. Sus andanzas le permitieron conocer idiomas. Todavía está convencido de que puede hacerse entender en ruso. La cita entre estos dos excombatientes resultó entrañable. “¡Dame un abrazo, compañero!”, rompió el hielo José Luis en tono de broma. Y se abrazaron. Alfredo le pidió el brazo a José Luis para caminar. Y del brazo dieron vueltas mientras cada uno apoyaba la otra mano en un bastón. Posaron para la foto y se comentaron circunstancias de aquel día del final de la guerra: cada uno estaba en un punto muy distante de Madrid. Trataron de identificar por dónde se extendía el frente alrededor de la Casa de Campo con alguna dificultad porque la ciudad ha cambiado demasiado en tantos años. Hablaron con la camaradería propia de dos excombatientes, salvo que fueron enemigos en aquella guerra. Quedaron en verse a solas cualquier día de estos. Se intercambiaron sus teléfonos y, cuando se despidieron entre risas, José Luis le dijo a Alfredo:
¡Pero que conste que sigo siendo un franquista acérrimo!
A lo que Alfredo respondió:
¡Y yo un republicano!..., pero moderado, eso sí.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Quieres ver una entrada al azar?

Nuestros vídeos

Loading...

Sigue nuestros vídeos

Google Analytics Alternative