El ejército en Cartagena

Francmi08
Compartir:

El puerto y arsenal (Hauser y Menet)
Pensar en milicia y en Cartagena nos obliga a remontarnos veinticinco o más siglos. Griegos, romanos, cartagineses, godos, musulmanes, etc, han reconocido y conformado el carácter militar de nuestra ciudad. Durante mucho tiempo, con el inexcusable y imprescindible argumento de nuestro puerto inexpugnable y, desde los avances tecnológicos, por que el carácter y la vinculación militar de Cartagena están reconocidos por propios y extraños.
Es innegable que la historia de Cartagena está unida a la milicia. Los ejércitos han marcado la fisonomia de la ciudad y su carácter. La semana pasada lo vimos dentro mismo de nuestra tradición más querida, en la que a pesar de los esfuerzos del Gobierno socialista los piquetes militares son esperados como el final inseparable de cada procesión. ¿Qué pensaría la señora Chacón si alguien le contara que el piquete es de lo más aplaudido en la semana Santa? Imposible saberlo dada su costumbre de no aceptar preguntas en sus preparadas puestas en escena. Lo que sí consta es la obsesión socialista por romper los vínculos entre los ejércitos y nuestras tradiciones, a pesar de que su presencia es mejor que cualquier anuncio vistiendo a nuestros soldados de "oenegé".
Museo Naval de  Cartagena
La Defensa en toda España y, por supuesto, en Cartagena, está marcada en los últimos años por el abandono de un gobierno que parece incómodo con los militares. Prefieren verles apagar incendios o curar heridas antes que tenerlos delante haciendo lo que se han preparado para hacer con profesionalidad y esfuerzo. Lo dijo un ministro de Defensa llamado Bono: «Prefiero morir a matar», dándole la vuelta a la esencia misma de la existencia del ejercito, que es luchar, si fuera necesario hasta morir, para defender a la patria, es decir, ciudadanos, territorios y valores. Da la triste sensación de que el Ministerio de Defensa no encaja en los eslóganes de la progresía. Gente nuestra, profesionales de élite con una gran preparación, sufren por el mundo el pudor de un Gobierno más preocupado por no llamar guerra al lugar en el que nuestra gente se juega el cuello.

Insisto en esa idea porque creo que de ese pudor nacen todos los males que padecen nuestros militares, también los de nuestra ciudad. Desde que Chacón es ministra, el presupuesto de Defensa ha bajado más de un 13%. Eso es más del triple que el total del presupuesto del Estado. En Cartagena no necesitamos estadísticas para saber que nuestros buques no tienen combustible, que se recortan las salidas a la mar y se limitan las maniobras.
Submarino Isaac Peral
De ese pudor (y de la tranquilidad de que la disciplina calla a los militares) parte, por ejemplo, el descuido del Arma Submarina. Lo estábamos advirtiendo y nos criticaron por ello, pero con submarinos contribuimos al cerco de Libia y lo hacemos en precario.
La presencia de la Defensa en Cartagena es mucho más que la oportunidad de dar abrigo a los militares, con ser eso importante; la presencia de la Defensa es una oportunidad de desarrollo. La transferencia tecnológica de un Ejército moderno es esencial para un país y lo es mucho más en una ciudad con una Universidad Politécnica.
Tras sufrir el repliegue del plan Norte, en los ochenta y principio de los noventa, posteriores decisiones trajeron buenas noticias a Cartagena. Gobernaba, por cierto, el PP, y era ministro de Defensa el cartagenero Federico Trillo, cuando se decidió la sede de la jefatura de Acción Marítima, el traslado de la Escuela de Infantería de Marina desde San Fernando -un lujo que no apreciamos bastante- o la modernización del prestigioso Regimiento de Artillería Antiaérea. Fueron algunos avances para la ciudad que culminaron con la orden de construcción de los submarinos S-80, y que ahora con un gobierno socialista vemos como se retrasan.
Fueron avances en la buena dirección de gobiernos que conocían el valor de la Defensa antes de que aparecieran ministros que se definen mártires y pacifistas. ¡Y encima pretenden ser presidente del Gobierno!
Pues bien, la Cartagena militar que tanto debe a tantos gobernantes de siglos anteriores y que podemos concretar en la dedicación apasionada de Carlos III, tiene el derecho y la necesidad de recuperar su esplendor perdido no solo como importante y estratégico enclave militar sino también como el astillero de lujo que ha sido no ha tantos años. Pero para eso habrá que esperar al próximo gobierno de España.
Fuente:http://www.laverdad.es/murcia/v/20110430/cartagena/recuperar-resplandor-perdido-20110430.html

No olvides suscribirte, para recibir todas las entradas, directamente a tu correo.

Ingresa tu correo electrónico:

Recuerda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por correo.

0 Comentarios :

Dejanos tu opinión

Por favor intenta que tus comentarios tengan relación con el tema, que no sean promocionales (spam), ilegales u ofensivos, de otro modo, no serán publicados. ¡Gracias por colaborar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Quieres ver una entrada al azar?

Nuestros vídeos

Loading...

Sigue nuestros vídeos

Google Analytics Alternative