Alistamientos en las Fuerzas Armadas

Francmi08
Compartir:

RAÚL COSANO | 26/04/2011
Fuente: Diari de Tarragona.com
Cien tarraconenses se alistan cada año en las Fuerzas Armadas españolas. La provincia apenas ofrece plazas pero la opción de un empleo fijo y con posibilidad de ascenso atrae a los jóvenes.
La movilidad es imprescindible. Dada la ausencia de cuarteles en Tarragona, la formación militar se desarrolla en otros puntos de España. - EFE
La crisis y el paro están haciendo aumentar la demanda de alistamientos en el Ejército entre los tarraconenses, algo que sucede de manera generalizada en otras provincias españolas y en todo el país. Ante las pocas posibilidades que otorga el mercado laboral, las Fuerzas Armadas suponen una vía más para que los jóvenes encuentren trabajo y hagan carrera en el ejército.

Entre las ventajas, un sueldo que puede rondar los 1.000 euros para los soldados, la posibilidad de ir ascendiendo y la posterior opción de acabar engrosando más tarde cuerpos como la Guardia Civil o la Policía Nacional o incluso reintegrándose en el mercado laboral gracias a las titulaciones técnicas que se pueden obtener en la carrera militar. Ahora hay pocas plazas disponibles –de hecho, prácticamente ninguna en Tarragona, debido a la ausencia de cuarteles–, sólo las imprescindibles para ir cubriendo las bajas que se producen, unas 4.000 al año en las 83.000 plazas que tienen las Fuerzas Armadas en España.


Plantillas ya cubiertas
Aproximadamente, cada año se presentan entre 600 y 800 tarraconenses a las convocatorias y acaban ingresando unos 100 de media que pueden ser enviados a cualquier punto de España para entrar a formar parte de la tropa. Otra tendencia al alza es la progresiva entrada de la mujer en las Fuerzas Armadas. Alrededor de un 18% de militares son féminas, una cifra que se repite también en Tarragona.

Este año la previsión es que se ofrezcan unas 4.000 plazas a nivel estatal, en cuatro convocatorias (la primera finalizó el 11 de abril y la segunda comienza el 20 de mayo. Sólo en esta primera tanda se han presentado en toda España 20.000 solicitudes para algo más de 1.000 plazas disponibles). «El sistema de tropa cambió en 2001, cuando se terminó la mili obligatoria. A partir de entonces el ejército se estaba formando y se necesitaba mucho personal. Ahora estamos en una situación estabilizada, con plantillas cubiertas que se deben ir renovando por la gente que se va saliendo. El ejército para tropa está pensado para que haya solo gente joven. Primero se hace un primer compromiso de seis años y luego otro de larga duración con el que pueden estar hasta los 45 años. Hay gente que obtiene titulaciones y luego se puede ir a trabajar a otro sitio. " Ahora estamos al completo, lo único que hace falta es ir reponiendo esa gente. Ahora salen menos plazas que antiguamente", comenta el jefe del área de reclutamiento de Tarragona.


Los grandes recortes de 2010
En 2008, se presentaron a la convocatoria 608 tarraconenses (516 hombres y 92 mujeres) y acabaron ingresando en el Ejército 133 (la mayoría en Tierra), que acabaron ocupando alguna de las 12.618 plazas convocadas. En 2009, la cifra de solicitudes llegó a 866 y se tradujo en 91 alistamientos en los 13.209 puestos en toda España. Sin embargo, la dinámica cambió en 2010, cuando los recortes y la crisis afectaron al número de plazas convocadas: sólo 325 y tres tarraconenses que acabaron integrándose en el Ejército de Tierra. «Si el joven tiene muchas opciones, las estudia todas. Si el mercado laboral está complicado, puede plantearse también ésta. Pero si no le gusta o no hay vocación, puede que venga a hacer los trámites pero después abandonará», comenta el jefe de reclutamiento.
Varias son las cribas de selección: pruebas físicas, un reconocimiento médico y un test de aptitud, antes de pedir una plaza, que asignan a los que obtienen la puntuación más alta. Una vez asignada la plaza, comienza la formación básica –que dura dos meses– y la específica, en función de la labor que se realizará dentro del Ejército, que oscila entre los dos y los ocho meses. La selección se prolonga también durante todo este periodo. Una vez acabado el aprendizaje, el soldado pasa a formar parte de la unidad. «Hay que estar abierto a la movilidad, e incluso para irse a misiones al extranjero», dice el responsable de reclutamiento.
Todo este proceso está dirigido al ingreso en tropa, esto es, para ser soldado, puesto para el que se pide ESO y tener menos de 29 años. La carrera militar ofrece otras opciones: desde suboficial, donde se exige Bachillerato e inglés y se puede obtener un título de Grado Superior, hasta oficiales, donde se pide la selectividad e incluso una licenciatura. Es el caso de Jesús Fernando García, de 17 años y natural de Gandesa, que estudia Segundo de Bachillerato, que aspira a compaginar la carrera de ingeniería con la militar. «Al tener que decidir qué carrera iba a hacer, miré las opciones y me decanté por ésta. Siempre me había interesado en colaborar, en poder ayudar a los demás. En mi caso es algo vocacional, no lo hago porque haya mucho paro ni como una opción laboral más».
Jesús se está preparando para las pruebas físicas. Su entrada en la academia estará muy ligada a la nota que saque en Selectividad. «Tienes que procurar obtener una puntuación alta. Eso te marca mucho», comenta Jesús, que no aspira a soldado sino a suboficial que, en principio, ingresará en el Ejército de Tierra, previa formación en Zaragoza. Para ello necesita una elevada nota de corte en la Selectividad: 9,810 sobre 14. «La familia y los amigos me están apoyando porque ven que esta profesión se adapta mucho a mi forma de ser. Mi deseo es ayudar a la gente. Algún día me gustaría participar en una misión internacional».
Javier, tarraconense de 19 años, aspira a ser soldado. «Siempre he querido ser policía, pero creo que el ejército me va a aportar unas enseñanzas que no me dará ningún otro cuerpo. Es verdad que se trata de un sueldo fijo pero lo hago porque me gusta, por vocación, no por necesidad. De hecho, ahora tengo un buen trabajo», cuenta Javier, en pleno proceso de selección, para comenzar en breve su formación en las Fuerzas Armadas. «Siempre me ha gustado el campo, el contacto con la naturaleza… Y el Ejército te permite seguir seguir estudiando para el día de mañana».
Javier está pendiente de las pruebas físicas que redondean la nota de los tests ya realizados. Según el calendario, si aprueba el 27 de mayo se le asignará una plaza, a la que se incorporará el 6 de junio en Zaragoza.

No olvides suscribirte, para recibir todas las entradas, directamente a tu correo.

Ingresa tu correo electrónico:

Recuerda confirmar tu suscripción, haciendo click en el enlace que recibirás por correo.

0 Comentarios :

Dejanos tu opinión

Por favor intenta que tus comentarios tengan relación con el tema, que no sean promocionales (spam), ilegales u ofensivos, de otro modo, no serán publicados. ¡Gracias por colaborar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Quieres ver una entrada al azar?

Nuestros vídeos

Loading...

Sigue nuestros vídeos

Google Analytics Alternative